Cómo utilizar un medidor de ritmo cardíaco para mujeres

Cuando se la combina con un transmisor, una correa para medir el ritmo cardíaco, también conocidas como correas de pecho, te permiten monitorear los latidos de tu corazón. Estos monitores del ritmo cardíaco vienen con un reloj de pulsera que recibe y muestra esta información. Utilizar una de estas correas de pecho de forma adecuada te permitirá obtener los máximos beneficios de este dispositivo, controlando tus rutinas y metas de ejercicio.

Preparar el transmisor

Si bien los principios son generalmente los mismos entre todas las marcas y modelos, consulta la instrucción específica del modelo que dispongas. La mayoría de transmisores poseen electrodos a ambos lados. Humedece estos electrodos con una solución salina o saliva. Esto asegurará que la lectura sea correcta.

Colocar el transmisor y la correa

Coloca la correa alrededor de tu cintura y asegúrala. Ajusta la correa hasta que esté bien acomodada en tu cintura. Luego, jala de ésta hacia arriba de modo que el transmisor esté en el centro de tu pecho, justo por debajo del nivel de tus senos. La correa debe pasar por las costillas y debajo de tus pechos. Debe estar bien ajustada, de modo que no se mueva mientras realices ejercicio. No obstante, no debe estar tan apretada como para dificultar tu respiración.

Malestar

Si utilizas un sostén deportivo mientras realizas ejercicio, la correa debe ser ubicada por debajo de éste, de modo que el transmisor esté en contacto con tu piel. Esto puede provocar cierto malestar e irritación en la piel. Es de esperar que sientas un cierto malestar al inicio, hasta que te acostumbres al monitor de ritmo cardíaco. Si tu piel continúa irritándose por la correa, puede que sea una buena idea el que consideres un sostén deportivo especialmente diseñado con una banda más baja, la cual tiene un espacio para colocar la correa. Con estos sostenes puedes pasar la correa por agujeros diseñados en el sostén, y así continuar utilizando el monitor de forma regular.

Ritmo cardíaco al realizar ejercicio

Para utilizar de forma efectiva el monitor de ritmo cardíaco, debes determinar cuál es el ritmo adecuado que debes sostener al hacer ejercicio. Estos valores varían dependiendo de varios factores, incluyendo edad, estado físico y metas deportivas. El Dr. Philip Maffetone condujo investigaciones que se concentraban en los ritmos cardíacos de atletas de alto nivel y principiantes. Basándose en esta información, desarrolló una fórmula para el ejercicio aeróbico óptimo que toma en cuenta la edad del individuo, así también como su estado físico. Para estimar tu ritmo cardíaco óptimo a la hora de realizar ejercicio, substrae tu edad a 180. Si te ejercitas regularmente y posees una buena salud, este número debe ser tu ritmo cardíaco mientras te ejercites. Si no te entrenas con regularidad o has estado gravemente enfermo, substrae 10 a este número. Si te ejercitas pero sin seguir un régimen regular o si has estado ligeramente enfermo, substrae 5 a este número. Si eres un atleta de competencia, suma 5 a este número. Luego de estos cálculos, tendrás el ritmo cardíaco que debes mantener al hacer ejercicio. Antes de comenzar un régimen de ejercicios aeróbicos, consulta con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por kat black | Traducido por andrés marino ruiz