Cómo utilizar una licuadora como juguera

Sucede que quieres comenzar a preparar tus propios jugos de fruta frescos, aunque comprar una juguera no forma parte de tu planificación presupuestaria actual. No hay problema. Las licuadoras constituyen una alternativa excelente a las jugueras. En este caso, los licuados quedan mejor con frutas blandas, tales como duraznos, damascos, peras, uvas y naranjas. Los plátanos y las paltas brindan a los jugos una consistencia más espesa. Las jugueras separan de manera automática el jugo de la pulpa en un compartimiento adecuado para tal fin. De todos modos, si preparas el jugo en la licuadora tienes la opción de beberlo con o sin pulpa; si retienes algo de ella le aportarás fibras al jugo, lo cual ayuda a estabilizar la glucosa en sangre, además de brindar un mayor nivel de saciedad por más tiempo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Licuadora
  • Frutas y vegetales frescos
  • Agua pura
  • Cepillo para vegetales
  • Tabla de picar
  • Cuchillo para mondar
  • Colador
  • Recipiente con tapa hermética

Instrucciones

  1. Lava con cuidado las frutas y vegetales con agua pura y fría, con el fin de disminuir el riesgo de contaminación que puede causar enfermedades por intoxicación alimentaria. Evita lavar los productos con detergente, ya que éstos pueden dejar residuos poco saludables para el consumo. En el caso de las pieles más gruesas, como sucede en los pepinos, usa un cepillo para vegetales para remover toda la suciedad y los deshechos.

  2. Quita los carozos, semillas y huesos de los productos, y corta la fruta y los vegetales en piezas de una pulgada o menos, usando una tabla de picar y un cuchillo de mondar afilado. Cuanto más pequeños cortes los trozos, más fácil resultará licuar tu preparación.

  3. Coloca los trozos de alimentos en la licuadora y agrega alrededor de media taza de agua pura en el vaso por cada cuatro piezas grandes de fruta o por cada 4 tazas de frutas pequeñas, tales como frutos del bosque, que utilices.

  4. Coloca la tapa sobre la licuadora. Integra la mezcla a velocidad media por varios segundos. Detén la licuadora, y ajústala en velocidad máxima. Licúa por algunos segundos en este nivel hasta que el jugo alcance la consistencia deseada. Agrega más agua si fuese necesario, y continúa con el licuado por el tiempo que te parezca adecuado.

  5. Separa el jugo de la pulpa al verterlo a través de un colador o tamiz en un recipiente, (si es que deseas el jugo puro), y luego descarta la pulpa. Sirve el jugo de inmediato, o almacénalo en el refrigerador dentro de un recipiente hermético por no más de 24 horas, para minimizar la pérdida de nutrientes.

Consejos y advertencias

  • Con el fin de evitar que el jugo se decolore durante el almacenamiento, agrega una cucharada de té o dos de jugo de limón fresco a la preparación.
  • Los alimentos de sabor intenso, tales como la remolacha y la espinaca, saben mejor cuando se combinan con otras frutas o vegetales. Las manzanas y las zanahorias son una buena opción para aportar un toque de dulzor a los jugos vegetales.

Más galerías de fotos



Escrito por karen curinga | Traducido por sofia elvira rienti