Cómo utilizar un equipo casero de pedicura

Cuando tu presupuesto es muy ajustado, puede que visitar el salón de belleza para hacerte una pedicura no sea una opción que entre dentro de tus posibilidades. En vez de eso, invierte en un equipo de pedicura de buena calidad. Ya verás como te ayudará a ahorrar dinero cuando se trate de mimar tus manos y pies mensualmente. Cuidando de tus pies en casa, puedes reducir tus visitas al salón de belleza mientras mantienes tus pies suaves, impecables y listos para usar sandalias en todo momento. Cada elemento de un juego de pedicura tiene un papel muy importante a la hora de hacer maravillas por tus pies.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Agua
  • Cuenco o recipiente amplio
  • Aceite mineral
  • Cortauñas
  • Palito de naranjo
  • Lima de uñas
  • Piedra pómez

Instrucciones

  1. Remoja tus pies durante cinco minutos en un recipiente lleno de agua tibia adicionada por unas cuantas gotas de aceite mineral. Este paso ayudará a suavizar tanto la piel como las uñas, lo cual las prepara para el aseo. Las uñas y las piel que se han suavizado facilitan el recorte, la hidratación y el arreglo en general.

  2. Córtate las uñas en línea recta con un cortaúñas o tijerilla especial para pedicure, sugiere la revista "Women's Health". Ten en cuenta que redondear las esquinas con el cortaúñas puede ser causa de dolor y de uñas encarnadas. Considera que tu cortaúñas o tijera debe ser lo suficientemente fuerte como para recortar la uña de una sola vez. Nunca tires de tus uñas ni las peles o desgarres con los dedos.

  3. Suaviza las zonas filosas y desiguales con una lima. Si lo deseas, lima los bordes de las uñas para crear un aspecto más redondeado y para evitar el peligro de las uñas encarnadas. Utiliza la lima para suavizar también la piel dura e irregular en torno a la uña.

  4. Empuja la cutícula hacia abajo y hacia adentro con un palito de naranjo o utiliza el borde de la lima para suavizarlas. Cómo sugiere la revista "Marie Claire", nunca cortes las cutículas. Este tejido protege la base de las uñas, por lo que recortarlo y eliminarlo podría permitir el paso de infecciones hasta el lecho ungueal. Empujarlas hacia adentro te permite lograr un aspecto más limpio y profesional sin ponerte en riesgo.

  5. Usa una piedra pómez para reducir la piel seca alrededor de las yemas de los dedos del pie y la zona del talón. La piel alrededor de estas zonas suele resecarse y engrosarse debido a la fricción frecuente. La piedra pómez desprende suavemente las células muertas que hacen que estas áreas se vean y sientan ásperas. Cuando hayas terminado, calma tus pies aplicando una crema hidratante de menta. También puedes utilizar el lado liso de la piedra pómez para pulir suavemente la superficie de tus uñas, lo cual les dará un aspecto más sedoso, apunta la revista "Real Simple".

  6. Cubre tus uñas con el esmalte de tu preferencia si así lo deseas. Una capa de esmalte transparente incrementará la fuerza de tus uñas sin usar colores intensos. Añade una capa final y deja secar antes de reanudar tus actividades normales

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por pei pei