Cómo utilizar la cera de abejas para cremas de manos

Escrito por sharon o'neil | Traducido por mariana nonino
Puedes utilizar la cera de abejas para crear una crema de manos calmante.

La cera de abejas es un subproducto natural de la producción de miel. Las abejas obreras hembras secretan la sustancia y la utilizan para formar las células hexagonales que sujetan la miel en la colmena. La cera de abejas es inerte y por sí misma no tiene ningún beneficio directo para los seres humanos, sin embargo, cuando se combina con ingredientes activos, ayuda a mantener los productos en una película protectora de larga duración. Mediante la adición de las sustancias adecuadas, junto con la cera de abeja, se puede hacer una crema lujosa que mantendrá tus manos suaves y jóvenes.

Ralla 2 oz (56 g) de cera de abeja con un rallador de queso. Coloca las ralladuras en una caldera doble y agrega 1 taza de aceite de almendras dulce.

Calienta la cera de abeja y el aceite de almendras a baño maría, a fuego lento hasta que la cera se derrita. Mantén la mezcla caliente, sin que llegue a estar demasiado caliente al tacto.

Vierte 1 taza de agua en una cacerola. Calienta el agua hasta que esté tan caliente como la mezcla de cera de abejas. No dejes que hierva.

Coloca el agua caliente en la licuadora. Coloca la tapa en la parte superior, dejando una pequeña abertura. Con la batidora en máximo, añade poco a poco la cera de abejas y el aceite. Debes comenzar a notar que la mezcla comienza a espesarse.

Añade una 1/2 cucharadita de aceite de vitamina E y 1/2 cucharadita de aceite esencial de lavanda, mientras la licuadora está aún en marcha. La vitamina E es un antioxidante que ayuda a mantener la piel joven. El aceite esencial de lavanda agrega un aroma fresco y limpio. Algunos creen que el olor de la lavanda reduce el estrés y alivia el dolor.

Continúa mezclando hasta que la mezcla se haya espesado a tu gusto. Gira la licuadora y usa una espátula para raspar la crema o colocarla en botes metálicos o frascos.