¿Puedo utilizar la caminadora si estoy embarazada?

Cuando estás embarazada, cada semana trae cambios en tu cuerpo. En el primer trimestre, no te darás cuenta de muchas alteraciones físicas externas, pero con el tiempo tu cuerpo entero sufrirá cambios físicos. El ejercicio puede seguir siendo parte de tu vida durante el embarazo, con algunas modificaciones para tu seguridad  y la de tu bebé. La caminadora es una opción para el ejercicio cardiovascular durante el embarazo.

Máquinas caminadoras

A pesar de que se supone que se aumente de peso durante el embarazo, una caminadora puede ayudarte a que te abstengas de aumentar excesivamente de peso, manteniendo tu estado físico. Puedes usar la caminadora donde tus pies permanecen en contacto con los pedales en todo momento y alternar empujar el pedal hacia abajo con las piernas. También hay máquinas que son como subir un tramo de escaleras giratorias. La mayor preocupación con estos artefactos es la pérdida del equilibrio, pero los carriles laterales hacen que esto sea menos probable y las máquinas ofrecen una buena forma de hacer ejercicio durante el embarazo, de acuerdo con la American Pregnancy Association.

Recomendaciones de ejercicio

Durante el embarazo, el objetivo es que hagas al menos tres días de ejercicio cardiovascular a la semana, de acuerdo con el American College of Sports Medicine. Preferiblemente debes hacer un poco de ejercicio todos los días. Comienza con tan sólo 15 minutos por sesión, subiendo gradualmente a 30 minutos. Mantén tu intensidad moderada o controla tu ritmo cardíaco y tu objetivo debe ser evitar que exceda 140 pulsaciones por minuto. La frecuencia cardíaca es sólo una guía y tu médico te puede permitir ir un poco más arriba si estás en forma y si eras una deportista ávida antes del embarazo.

Precauciones

Mientras que el ejercicio puede ser útil durante el embarazo, todavía tienes que tomar precauciones. No hagas ejercicio al aire libre cuando hace calor o hay humedad o en un ambiente sin circulación de aire, ya que puedes sobrecalentarte, lo cual es peligroso para el feto. Deja de hacer ejercicio inmediatamente si sientes mareo, vértigo o náusea o si experimentas calambres o sangrado. Consulta a tu médico antes de continuar o comenzar un programa de ejercicios, especialmente si tienes otras consideraciones, como la presión arterial alta o si estás esperando gemelos.

Otras opciones

Mientras que la caminadora es una buena opción para cardio, no es tu única opción. Caminar, nadar, montar en bicicleta e incluso correr puede ser apropiado durante el embarazo. A medida que avanza el embarazo, es posible que la máquina no sea lo más cómodo para tu uso, por lo que puedes cambiar a otro tipo de cardio. El yoga también puede ser bueno para ti mientras tu instructor entienda qué posiciones pueden no ser apropiadas para ti durante el embarazo. El entrenamiento del parto puede ayudarte a mantenerte fuerte también y lo puedes hacer dos o tres veces por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany kochan | Traducido por mario francia