Cómo utilizar la avena para lavar la cara

Escrito por Tricia Ross | Traducido por Alejandra Rojas
La avena no sólo es buena para tu salud, sino que también es buena para tu piel.

De acuerdo con Active Naturals Institute, la avena contiene los antioxidantes avenantramidas, los cuales son efectivos en reducir el enrojecimiento y proteger la piel contra los daños por los rayos UV del sol. La avena también ha sido utilizada por mucho tiempo para tratar la piel seca y con picazón asociada con las condiciones como el eczema y sarpullidos. Agregar un poco de avena a tu régimen diario facial puede ser beneficioso para ti incluso si simplemente quieres exfoliar naturalmente tu cara.

Jabón facial

Prepara un tazón o cubeta con agua fría. No querrás utilizar el jabón de avena sobre el lavamanos, ya que la avena puede tapar el drenaje. Humedece tu cara con agua.

Mezcla 2 cucharaditas de avena seca con suficiente leche para humedecerla por completo, cerca de un cuarto de taza. Aplícala sobre tu cara y frótala suavemente sobre tu piel para exfoliarla.

Enjuágate con agua fría del tazón o cubeta y asegúrate de atrapar la avena. Desecha la avena utilizada en la basura.

Pasta facial

Prepara un tazón o cubeta con agua fría. Humedece tu cara con agua.

Mezcla 2 cucharaditas de avena y 1 cucharadita de bicarbonato de sodio con suficiente agua para formar una pasta suave. Aplícala sobre tu cara con las yemas de tus dedos y frótala suavemente para exfoliar la piel.

Enjuágate con agua y asegúrate de atrapar la avena en el tazón o cubeta. Desecha la avena en el basurero.

Consejo

Haz una mascarilla facial de avena al combinar 2 cucharaditas de avena con yogur hasta que alcances la consistencia deseada. Aplícala sobre tu cara y déjala reposar por cinco minutos y luego enjuágala.