Usos del polvo de bentonita

La bentonita es un tipo de arcilla absorbente que generalmente se refina de la ceniza volcánica. Su alto nivel de absorbencia la convierte en una substancia útil para aplicaciones industriales, en productos como la sepiolita e incluso en la medicina natural. Si bien puedes comprar bentonita como arcilla húmeda o como una substancia tipo gel, su forma más común, accesible y versátil es el polvo. El polvo de bentonita está disponible sin necesidad de una receta en cualquier lugar en los que se vendan suplementos naturales, aunque se recomienda una consulta con un médico antes de comenzar un régimen con bentonita, especialmente para las personas que tienen intolerancia al hierro, hipertensión y usan remedios de por vida.

Limpiador desintoxicante.

En el mundo de la medicina alternativa, el polvo de bentonita se comercializa comúnmente para la desintoxicación y limpieza intestinal. Puesto que es una substancia tan absorbente, se cree que puede atraer y absorber toxinas e impurezas que de otro modo permanecerían en el intestinos durante años. Estas toxinas se expulsan normalmente como residuos y los resultados exitosos pueden incluir alivio del malestar estomacal, mejoran el estado de ánimo, entregan mayor energía y hacer que la piel, el cabello y los ojos sean más sanos. Las instrucciones para las limpiezas intestinales pueden variar, y si bien algunos prefieren el uso de polvo de bentonita solo, otros requieren substancias adicionales como las cáscaras de las semillas del psilio, que también son muy absorbentes y un poco abrasivas en los intestinos. El polvo de bentonita generalmente se toma completamente disuelto en agua, y los procesos de limpieza intestinal generalmente tardan dos horas o menos. No se recomienda la ingestión diaria de más de 1 cucharada de este producto para regímenes a largo plazo.

Ayuda para la regularidad

Un beneficio comúnmente atribuido a la limpieza intestinal del polvo de bentonita es la mejoría de la regularidad intestinal, y se ha informado el éxito de este polvo como un tratamiento tanto para el estreñimiento como para la diarrea. Por estos motivos, en ocasiones se lo comercializa específicamente como una ayuda para regularizar el intestino. Al ayuar a expulsar las toxinas y las impurezas acumuladas del intestino, el polvo de bentonita disuelto en agua promueve un equilibrio bacteriano natural, lo que puedee aliviar el estreñimiento. La bentonita también puede rápidamente unir las heces, actuando como un alivio veloz para la diarrea. Como tratamiento para la diarrea, el polvo de bentonita puede disolverse en agua o añadirse a una porción de puré de manzana, que es otro tratamiento natural para la materia fecal diarreica.

Bolsas y compresas externas.

El polvo de bentonita tambén puede hidratarse y convertirse en arcilla húmeda que puede usarse en una variedad de aplicaciones externas. Incluso la bentonita hidratada es sumamente absorbente, lo que la convierte en una excelente alternativa para el eccema, el acné, la piel grasa y otras condiciones en las que un secado ligero puede ser útil. Puede usarse como una máscara de arcilla terapéutica sobre el rostro o como una compresa en otras partes del cuerpo afectados por eccemas o sarpullidos. Las bolsas de arcilla de bentonita también pueden aplicarse sobre los ojos para aliviar la fatiga ocular, sobre el cuello y la frente para aliviar los dolores de cabeza crónicos y alrededor de los músculos lesionados u órganos para calmar las heridas internas. Para hidratar el polvo de benzonita, mezcla una relación de 1 a 4 de polvo con agua destilada en un recipiente del tamaño apropiado. Agrega primero el polvo, luego vierte de a poco el agua sobre la superficie y deja que se asiente durante 48 horas. Dependiendo de las cantidades utilizadas, la hidratación completa puede durar hasta cinco días. Puedes dar vuelta la arcilla a mitad del tiempo del proceso de hidratación, de ser necesario, para una absorción pareja, pero si la revuelves o das vuelta demasiado puedes generar grumos en la arcilla.

Más galerías de fotos



Escrito por josh baum | Traducido por irene cudich