Usos del jabón de castilla puro

Si estás tratando de llevar un estilo de vida consciente del ambiente, el utilizar productos libres de químicos peligrosos se vuelve muy importante, como padre, el proteger a tus hijos y a ti mismo de químicos potencialmente peligrosos contenidos en los limpiadores se convierte en una prioridad. El jabón de castilla puro, tradicionalmente hecho de aceite de oliva (y, en épocas más recientes, de otros aceites vegetales) es un producto de limpieza natural. Generalmente puede comprarse en las tiendas de alimentos saludables, puede venir empacado como jabón en barra o como líquido.

Limpiar papel tapiz

El jabón de castilla suave es ideal para borrar manchas de las huellas de los dedos y marcas de suciedad en el papel tapiz. Humedece un paño en agua tibia. Limpia el área manchada del papel tapiz con el paño húmedo primero, luego con un paño que contenga además tres o cuatro gotas de jabón de castilla líquido puro. Enjuaga otra vez con otro paño húmedo limpio para remover suciedad y residuos de jabón.

Limpiando superficies

El tallar superficies, como cubiertas de mesas, con el grano abrasivo de los limpiadores comerciales puede terminar por tallar el granito y los acabados del mármol. En lugar de eso, mezcla 1 cucharada de jabón de castilla puro con un cuarto de agua tibia, rocía sobre la cubierta y enjuaga con una esponja natural. Seca y pule con un paño suave de fibras naturales para hacer que éste brille.

Limpiar cuero

Evita usar limpiadores abrasivos cuando trates el cuero para mantener su lustre y brillo naturales. Limpia muebles de cuero, tapicería o prendas con un paño humedecido en agua tibia primero. Humedece una esponja y frota con ella una barra de jabón de castilla puro o agrega unas gotas de jabón de castilla líquido. Frota enérgicamente el cuero para formar una espuma ligera. Enjuaga rápidamente los residuos de jabón con un paño seco, haciendo movimientos circulares para lustrar el cuero.

Limpiando el tanque del inodoro

Reemplaza las burbujas de espuma y los líquidos azules del los limpiadores comerciales del tanque del inodoro con una mezcla natural de jabón de castilla líquido y bicarbonato. Agrega unas gotas de jabón dentro del tanque cerca del borde, luego sacude algo de polvo de bicarbonato en las superficies internas del tanque. Frota con un cepillo de cerdas duras todo el interior del tanque, agregando presión extra en la superficie cerca del borde. Haz una descarga del tanque, con la seguridad de que solo estarán entrando productos naturales de limpieza al sistema de desagüe.

Más galerías de fotos



Escrito por denise schoonhoven | Traducido por reyes valdes