Los usos del ácido salicílico

El ácido salicílico es un ácido hidroxi beta encontrado en la corteza de un árbol de sauce. Como tratamiento de la piel, trabaja para exfoliar las células muertas de la piel y mantener los poros limpios. Cuando se toma por vía oral, el ácido salicílico trabaja para reducir la inflamación y la fiebre. Este ácido, también tiene otros usos comunes.

Alivia el dolor

Los salicilatos trabajan en el cuerpo para reducir la fiebre y la inflamación. Estos también se utilizan para tratar y prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Enfermedades intestinales

El subsalicilato de bismuto, que se encuentra en los productos como Pepto-Bismol, se usa para tratar el malestar estomacal, náuseas, diarrea y otras enfermedades intestinales. Aunque los efectos de esta sustancia aún son discutibles, se cree que reduce la inflamación en el tracto intestinal y en el estómago e inhibe el crecimiento de bacterias y virus que pueden causar enfermedades intestinales.

Psoriasis

El ácido salicílico se utiliza en cremas de uso tópico de venta libre para el tratamiento de la psoriasis leve. Suaviza y ayuda a eliminar las escamas de esta.

Verrugas

Las verrugas se pueden tratar con el ácido salicílico. Las almohadillas adhesivas que se aplican a las verrugas contienen ácido salicílico; esta sustancia concentrada y líquida también se puede aplicar a las verrugas. Trabaja suavizando la piel áspera y disolviendo la verruga.

Tratamiento del acné

El ácido salicílico reduce el desprendimiento de las células muertas de la piel en los poros para prevenir la formación de acné. También ayuda a eliminar los puntos negros y blancos.

Más galerías de fotos



Escrito por jane gingrich | Traducido por sofia loffreda