Usos del aceite esencial de may chang

El aceite esencial que se deriva de la fruta, similar a un pimiento (pepper), del árbol chino may chang es conocido como aceite esencial de may chang o de litsea cubeba. Aunque los herboristas asiáticos usaron la fruta y las flores del árbol durante varios siglos, la extracción del aceite esencial comenzó hace sólo 60 años. Puedes conseguir este aceite en tiendas de alimentos saludables o en minoristas de artículos especiales. Este aceite puede incrementar la presión ocular, de modo que debes evitarlo si sufres de glaucoma. Siempre debes consultar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier tipo de terapia a base de hierbas.

Masaje médico

Cuando se diluye en un aceite portador, el aceite esencial de may chang ayuda a abrir los pasajes bronquiales de los pacientes uqe sufren bronquitis, alergias, asma y otros problemas de salud en el pecho, según informa Kathi Keville, autora del grupo “Aromatherapy: A Complete Guide to the Healing Art”. En la medicina china tradicional a menudo se combina may chang con otros medicamentos para realizar gárgaras, pero sólo los profesionales de salud con experiencia deben combinar estos aceites para usar por vía oral. Los médicos chinos también usan el aceite de may chang para regular la presión sanguínea y la frecuencia cardiaca, de acuerdo con Keville.

Mejora el estado de ánimo

Cuando de utiliza en difusores o atomizadores, el aceite de may chang genera una atmósfera animada. El aromaterapista Peter Holmes recomienda utilizar una mezcla de dos partes de mandarina y una parte de may chang como desodorante ambiental, y para relajar y animar el estado de ánimo de los habitantes de la vivienda.

Creación de fragancias

Incluye el aceite de chang en popurrís y productos con fragancias personales. La creadora de perfumes Mandy Aftel señala que ella prefiere may chang (litsea cubeba) en lugar de otros aceites esenciales derivados de cítricos. Este aceite es más estable que el aceite de cáscara de limón, que se torna rancio con más rapidez. Además, el aceite esencial de may chang no posee ninguna de las notas duras que pueden estar presentes en el aceite de limoncillo, y es más económico que el aceite de verbena de limón. El aceite may chang tiene notas florales y notas cítricas, de modo que es más versátil como ingrediente para perfumes, de acuerdo con Aftel. "A diferencia del verdadero aceite de limón, que debe ser de una nota superior, el de may chang ofrece la posibilidad de introducir un aroma a limón en la nota media del perfume", indica Aftel. Mandy Aftel recomienda mezclar aceite de may chang con otras notas cítricas como petitgrain, y con romero y lavanda. Incluye el aceite esencial may chang en popurrís a base de cítricos para añadir la profundidad dulce del limón a otras hierbas cítricas, frutas y otros aceites. Los típicos popurrís cítricos incluyen uno o varios ingredientes botánicos secos como flores may chang, bálsamo de limón, hierba luisa, hierba de limón, tomillo de limón, cáscara de naranja y de limón, menta de naranja y de pomelo menta, y flores de bergamota. Por cada ocho tazas de estos productos vegetales secos, añade aproximadamente 1 cucharada total de aceite may chang y otros aceites esenciales, como de mandarina, de limón o de bergamota.

Cuidado de la piel

Debido a sus propiedades fungicidas y antibacteriales, el aceite may chang funciona a la perfección en lociones y jabones. Considera incorporar este aceite esencial a varios productos caseros o comerciales que se usan para tratar acné, eccema y otras afecciones de la piel.

Repelente de insectos

Incorpora este aceite esencial en preparaciones naturales para combatir a los insectos. Mezcla el aceite en un enjuague corporal líquido, un champú o una loción corporal, y agrega algunas gotas de la mezcla sobre las velas exteriores. El aceite puede ayudar a alejar a los mosquitos e incluso se puede incorporar en el champú para perros, junto con otros ingredientes como miel, aceite de limoncillo y de cidronela.

Más galerías de fotos



Escrito por ellen douglas | Traducido por vanesa sedeño