Usos para el Bag Balm

Bag Balm es el nombre de un ungüento comercial hecho en Vermont desde 1889 y viene en una lata verde cuadrada. Su uso original era para suavizar y proteger las ubres de vaca Chafed, pero se le descubrió una utilidad como un bálsamo para todos los fines de lubricación. Sus principales componentes son vaselina, lanolina, y sulfato de 8-hidroxiquinolina, un antiséptico.

Suavizante de la piel

El primer uso "fuera de prospecto" de Bag Balm es como crema de manos. La lanolina y vaselina suavizan e hidratan la piel y evitan que las manos se sequen demasiado.

Protector de la piel

Bag Balm se puede utilizar también para proteger las manos y la cara de los efectos del clima extremadamente frio y ventoso. La vaselina proporciona una capa protectora entre la piel y el aire frío.

La curación de la piel

Si tus manos ya están agrietadas, desgastadas o agrietadas, o sufres de eczema, Bag Balm puede ayudar. El espesor de la pomada la ayuda a mantenerse en un solo lugar para mejorar el proceso de curación. Los ciclistas la usan para tratar molestias del causadas por el asiento.

La lactancia materna

A las mujeres que amamantan se les suele aconsejar el uso de Bag Balm en sus pezones si sufren de grietas o estrias. Sin embargo, algunas han cuestionado la seguridad del uso de la vaselina para los bebés lactantes.

Dermatitis del pañal

Otro uso de guardería para Bag Balm es como un ungüento para evitar la dermatitis del pañal. Una vez más, su textura gruesa le permite permanecer en un lugar y actúar como una barrera entre la piel y el pañal, lo que permite la curación de la erupción y a prevenir una mayor irritación.

Otros usos inusuales

Las enfermedades de la piel no son las únicas cosas para las que se ha utilizado Bag Balm. De acuerdo con USA Today, el ungüento se utiliza para tratar las patas de los perros de búsqueda utilizados en el colapso del World Trade Center, y por el explorador del Ártico Almirante Byrd para evita la corrosión de las armas de su compañia.

Más galerías de fotos



Escrito por lori a. selke | Traducido por luis eduardo barbosa