Urticarias relacionadas con el embarazo

Las ronchas, o urticaria, son síntomas incómodos de la piel que pueden ocurrir durante el embarazo. La condición puede surgir por razones tales como una reacción alérgica a un alimento o un medicamento, o como un fenómeno del sistema inmune. La urticaria aparece con más frecuencia cuando una sustancia llamada histamina se libera como mastocitos, o los basófilos relacionados, un tipo de glóbulo blanco, se vuelven más activos en el torrente sanguíneo. Cuando las urticarias no son el resultado de una alergia durante el embarazo, las hormonas de la madre embarazada pueden ser las responsables del brote. La urticaria no es peligrosa para la madre o el bebé, pero puede ser muy debilitante debido a la constante picazón.

La urticaria genera ronchas rojas o de color pálido en la piel. Causan comezón intensa y pueden migrar de una zona a otra lo largo del tiempo. Incluso pueden estar acompañadas de una hinchazón localizada, llamada angioedema. Un médico siempre debe evaluar la aparición de las urticarias para distinguirlas de otras erupciones asociadas al embarazo, tales como la dermatitis autoinmune de progesterona de embarazo y pápulas y placas pruriginosas de urticaria del embarazo. Un alergista o un inmunólogo pueden realizar pruebas de alergia, si es necesario, para ayudar a determinar la causa.

Las urticarias asociadas al embarazo suelen controlarse fácilmente con antihistamínicos de venta libre. Tu médico puede sugerir la difenhidramina, que se vende como Benadryl, la loratadina, conocido como Claritin, o la cetirizina, vendido como Zyrtec. Ocasionalmente, puede ser necesario controlar y eliminar los síntomas con un tratamiento más agresivo. Siempre es mejor asegurarte de que tu ginecólogo esté al tanto de tus urticarias y de cualquier medicamento que estés tomando para su tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por marc meth, md
Traducido por sofia loffreda