Unión con recién nacidos adoptados

Los padres que están considerando la adopción o que han adoptado a un recién nacido recientemente pueden esperar que el apego sea fácil, o preguntarse qué hacer con su recién nacido. De acuerdo a Adoption Help, algunos padres adoptivos pueden luchar con sus temores o no apegarse o sentir que no son un padre "real" a pesar de amar a su recién nacido o cuidar al bebé de la misma forma que un padre biológico lo haría. En muchos casos, este temor es infundado y los padres se apegarán bien a su hijo, pero existen algunas maneras de acelerar el proceso de unión.

Tacto

Una de las mejores y más fáciles maneras de unirte con tu bebé adoptado es pasar tanto tiempo como sea posible con él tocándolo y estando en contacto físico. Acurrucarte con tu bebé y darle un masaje son buenas maneras de unirse y hacer sentir a tu bebé amado y seguro, así como de sentirte más apegado a él. Usar un portabebés es también una buena manera de cercanía física con tu recién nacido, así como usar una cangurera.

Contacto visual

KidsHealth sugiere acercarte a tu bebé y hacer contacto visual como un método de unión. Haz diferentes expresiones con tu cara y observa cómo tu recién nacido sigue tus movimientos y posiblemente hasta trate de imitarte. Los bebés aman estar cerca de alguien y hacer contacto visual y tratará de seguir objetos móviles con sus ojos desde una etapa temprana.

Trabajo de parto y nacimiento

Es cierto que no siempre es posible estar ahí en el nacimiento de tu hijo adoptado, ya que probablemente no sepas que tendrás un bebé hasta que ya ha nacido, pero el estar presente en el nacimiento puede ser una experiencia de unión. Si es una adopción planeada desde el embarazo y tienes una buena relación con la madre biológica, puedes preguntar si es posible estar presente en el alumbramiento. No presiones si ella no se siente cómoda, pero si es posible, puedes estar ahí para ver cuando tu bebé vea al mundo por primera vez.

Háblale a tu bebé

Tu recién nacido aprenderá a amar rápidamente el sonido de tu voz, ya sea por nacimiento o por adopción; tú eres su mamá y proveerás para sus necesidades. Háblale a tu bebé tanto como sea posible. Lo que digas no importa tanto, siempre y cuando uses un tono de voz amoroso y amigable. Modula tu voz para mantener tu discurso interesante, y cántale a tu bebé siempre que sea posible. No te preocupes si no cantas bien. Recuerda: para tu bebé tu voz es el más hermoso sonido del mundo.

Más galerías de fotos



Escrito por kathy gleason | Traducido por esteban arenas