¿Por qué las últimas 15 libras son las más difíciles de perder?

Solo te faltan 15 libras de peso por perder, pero la báscula no cede. Puede ser increíblemente frustrante cuando haz topado contra pared en tu pérdida de peso, especialmente cuando estás tan cerca de alcanzar tus metas. Una vez que entiendas qué está causando tu estancamiento, podrás hacer los ajustes necesarios para finalizar con energía.

Pérdida muscular

Cuando pierdes peso, tu cuerpo obtiene la energía tanto de la masa como del tejido muscular. Entre más músculo pierdes, tu metabolismo se vuelve más lento, pues los músculos queman mayor número de calorías que la grasa. Si todavía no estás realizando entrenamientos de fuerza, agrega cuando menos dos sesiones a tu rutina cada semana para preservar y aumentar el metabolismo del tejido muscular.

Cambios del metabolismo

Tus necesidades calóricas diarias están determinadas por tu edad, género, altura, peso y nivel de actividad. Mientras pierdes esas libras extra, tu metabolismo ajusta las necesidades de energía de tu cuerpo para adaptarse al menor peso y alteraciones en la composición corporal. La Universidad Furman sugiere el siguiente método rápido para estimar los requerimientos calóricos diarios en base al nivel de actividad. Si eres inactivo, multiplica tu peso en libras por 11; actividad moderada, multiplica tu peso por 13; muy activo, multiplica tu peso por 15. Utilizando éste método, si pesas 160 libras y eres una mujer que realiza actividad moderada, necesitas 2.080 calorías por día para mantener tu peso. Con 130 libras, tus requerimientos diarios bajan a 1.690 calorías. Para perder peso adicional, con cuidado reduce tu ingesta diaria por 200 o más calorías, pero que no sea menor a 1.200 calorías por día para una mujer o 1.500 calorías diarias para un hombre.

Mucho y muy rápido

Si comenzaste tu programa de pérdida de peso con cambios significativos a tu dieta y rutina de entrenamiento, las últimas libras por perder pueden ser complicadas debido a que has dejado poco lugar a mejoras. Por ejemplo, si redujiste tu ingesta calórica a 1.200 diarias al inicio, no podrás reducir más de manera segura tus calorías cuando tu tasa de pérdida de peso disminuya. De manera similar, comenzar con mucho ejercicio puede dificultar aumentar el tiempo o la intensidad de tu entrenamiento para perder las últimas 15 libras.

Motivación

La motivación, por lo regular, es más alta cuando estás comenzando y viendo resultados rápidos en las primeras semanas de pérdida de peso. Aunque la mayoría del peso que pierdes al principio es agua y no grasa, ver las libras disminuir puede ser toda la motivación que necesites para continuar ejercitándote y comiendo adecuadamente. Mientras tu peso disminuye gradualmente, tu motivación puede verse afectada, haciendo que parezca más complicado ir al gimnasio o negar los bocadillos grasosos o la comida rápida.

Atravesar la pared

Evalúa tu programa de acondicionamiento físico para identificar dónde puedes realizar cambios para ayudarte a bajar las últimas libras. Un cuerpo con 160 libras utiliza más energía en cada movimiento que uno con 120 libras. A medida que pierdes peso, tu caminata de 30 minutos quemará menos calorías que cuando pesabas más. Para quemar calorías de manera más eficiente en tu peso actual, aumenta el ritmo, intensidad o cantidad de tiempo invertido realizando tu entrenamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por lydia stephens | Traducido por luis bernardo