TVP y lupus

El lupus eritematoso sistémico o lupus, es una enfermedad inflamatoria sistémica que se produce cuando el sistema inmunológico ataca a sus propios tejidos como si fueran extraños. Algunas personas con lupus desarrollan artritis, erupciones en la piel, sensibilidad al sol, u otros problemas crónicos, mientras que otros se encuentran con complicaciones potencialmente mortales, como la insuficiencia renal aguda. La trombosis o coagulación anormal, es uno de los muchos problemas que enfrentan las personas con lupus. La apoplejía, ataque cardíaco, aborto involuntario recurrente y trombosis venosa profunda o TVP, se encuentran entre las manifestaciones más comunes de la trombosis.

Trombosis venosa profunda

En circunstancias normales, la sangre en las arterias y las venas sigue siendo líquida hasta que se encuentra con una pared dañada del vaso, en cuyo punto se coagula para evitar la pérdida excesiva de sangre. Si la sangre se estanca durante períodos prolongados o se vuelve más "pegajosa" de lo normal, un trombo o coágulo, se puede formar dentro del vaso en el que normalmente no ocurriría. Dependiendo de donde se forma un trombo, el vaso sanguíneo se puede bloquear de inmediato, en cuyo caso los órganos "de abajo" y tejidos se pueden dañar, o el coágulo puede liberar émbolos o fragmentos, en el torrente sanguíneo, donde pueden bloquear los vasos sanguíneos lejos del sitio del coágulo inicial. Las venas profundas de las piernas son particularmente propensas a la trombosis, ya que la sangre tiende a quedarse en estos vasos más tiempo que en otras partes de tu cuerpo. Cuando se forma una TVP en las extremidades inferiores, se pueden liberar émbolos que viajan de nuevo a tu corazón y luego a los pulmones, donde pueden convertirse en embolia pulmonar potencialmente mortal. Una embolia pulmonar también puede surgir de las venas profundas de la pelvis o los brazos.

Impulsado por anticuerpos

Al igual que otros trastornos autoinmunes, lupus es impulsado por los anticuerpos que se dirigen a sus propios órganos y tejidos. Estos "autoanticuerpos" pueden atacar las articulaciones, la piel, los nervios, los riñones, los ojos o casi cualquier otro tejido del cuerpo. De acuerdo con una revisión de 2012 en "The Journal of Rheumatology," entre 30 y 40 por ciento de los pacientes con lupus producen anticuerpos antifosfolípidos, que son anticuerpos que se adhieren a las membranas celulares, y estimulan la trombosis al hacer que la sangre más pegajosa. Los anticuerpos antifosfolípidos, que también pueden encontrarse en personas sin lupus, aumentan significativamente el riesgo de TVP.

La genética, el calendario y otros factores de riesgo

Aunque los anticuerpos antifosfolípidos contribuyen a la TVP en algunos pacientes con lupus, sólo el 10 por ciento de las personas que tienen lupus y anticuerpos antifosfolípidos desarrollan trombosis. Por lo tanto, otros factores deben jugar un papel importante en la trombosis relacionados con el lupus. Fumar aumenta el riesgo de trombosis en pacientes con lupus, al igual que la edad avanzada y enfermedades más graves. Sin embargo, estos factores de riesgo no explican totalmente el aumento de la incidencia de trombosis en pacientes con lupus. En 2012, después de analizar los datos de más de 2.000 pacientes con lupus, los científicos de la University of California, San Francisco, y varias otras instituciones identificaron 5 mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de trombosis en pacientes con lupus. Algunos de estos genes también aumentan el riesgo de trombosis en las personas sin lupus, pero parece que tienen un mayor impacto en los pacientes con lupus. La coexistencia de lupus, anticuerpos antifosfolípidos y una o más de estas mutaciones genéticas podrían aumentar el riesgo de trombosis en casi 10 veces, y este riesgo parece ser mayor durante el primer año después de la aparición de lupus.

Consideraciones

La TVP es sólo una manifestación de la trombosis en pacientes con lupus y los anticuerpos antifosfolípidos son sólo un factor de riesgo de trombosis. Los pacientes de lupus están en riesgo de ataque al corazón, accidente cerebrovascular, embolia pulmonar, pérdida de la visión debido a la obstrucción venosa de la retina y la coagulación en las venas que rodean el cerebro. Las personas con lupus deben abstenerse de fumar para reducir el riesgo de TVP. Durante viajes largos, deben ponerse de pie y caminar con frecuencia para ayudar a la circulación de la sangre en las piernas. Si no puedes levantarte para caminar, dobla y extiende varias veces tus tobillos para promover el flujo de sangre. Si tienes lupus y desarrollas hinchazón en uno o ambos pies o piernas, o si de repente te falta el aliento, consulta a tu médico de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por vanina frickel