Tus muslos duelen después de las prácticas de fútbol

Los movimientos explosivos en el fútbol ponen una gran cantidad de estrés en tu muslo o cuádriceps. El sobreentrenamiento, calentamiento inapropiado o rigidez muscular puede conducir a lesiones y dolor en el muslo. El tratamiento incluye reposo, hielo y analgésicos de venta libre. Si el dolor persiste o empeora, consulta con tu médico o entrenador atlético.

Factores de riesgo

No calentar adecuadamente antes de la práctica de fútbol y estiramiento inadecuado pueden causar tensión muscular y aumentar el riesgo de dolores y lesiones musculares. El sobreentrenamiento también aumenta en gran medida tu riesgo de experimentar dolor muscular, incluyendo dolor en el muslo. El libro “Overtraining in Sports” dice que el sobreentrenamiento puede causar cambios negativos en la fuerza y ​​la flexibilidad de los músculos, lo que podría hacerlos más propensos a las lesiones. Otros factores de riesgo incluyen, desequilibrios de fuerza muscular, deshidratación y técnicas de entrenamiento inadecuadas.

Lesiones

Una tensión de tus músculos cuádriceps puede conducir a dolor en el muslo luego del fútbol. Una distensión muscular es cuando se estira demasiado o desgarra el músculo, lo que provoca dolor, inflamación y debilidad muscular. Otra causa de dolor en el muslo la aparición retrasada de dolor muscular o agujetas. De acuerdo con un artículo de 2003 de la University of New Mexico, el daño a los músculos y una respuesta inflamatoria después de un ejercicio intenso son las causas principales de agujetas. Por lo tanto, las prácticas de fútbol de alta intensidad pueden provocarlas y dolor en el muslo. Debido a que el fútbol es un deporte de contacto, un hematoma o contusión en el muslo de un golpe directo puede también conducir a dolor en el muslo.

Tratamiento y rehabilitación

Descansa, colócate hielo y toma medicamentos de venta libre para el dolor, a fin de aliviar el dolor y la hinchazón. También puedes usar un vendaje de compresión para ayudar a proporcionar apoyo y reducir la hinchazón. Después de las primeras 48 a 72 horas, puedes aplicar calor para aumentar el flujo de sangre a los músculos del muslo y promover la curación. Realiza estiramientos suaves y ejercicios de fortalecimiento para recuperar la fuerza y la flexibilidad antes de volver a las prácticas de fútbol. Las elongaciones beneficiosas incluyen un estiramiento de cuádriceps de pie y uno de estocada, y los ejercicios comunes son la extensión y sentadillas de rodilla. Mantén los estiramientos por aproximadamente 30 segundos y realízalos de una a tres veces al día. Para los ejercicios de fortalecimiento, realiza dos o tres series de 10 a 20 repeticiones, dos o tres días a la semana.

Prevención

Realiza un calentamiento con ejercicios ligeros o corre y estira después de las prácticas de fútbol para prevenir el dolor muscular. Progresa lentamente con tu entrenamiento de fútbol y deja el tiempo adecuado de recuperación entre los entrenamientos para evitar el sobreentrenamiento. Consume una dieta saludable, mantente hidratado y duerme lo suficiente para reducir aún más el riesgo de sufrir un esguince o DMAR de cuadríceps.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah mich | Traducido por carlos alberto feruglio