Cómo hacer tus manos más rápidas en boxeo

El boxeo no es llamado "ciencia dulce" por nada. En adición a que tiene una curva de aprendizaje complicada, desarrollar verdadera velocidad y poder en tus técnicas requiere trabajo duro, repetición y un programa de entrenamiento concentrado. Tal como en otros deportes de combate, la velocidad en el cuadrilátero es letal. Para hacer que tus manos sean rápidas en el boxeo, divide tu tiempo de entrenamiento entre desarrollo de talento y trabajos de condicionamiento basados en la velocidad.

Nivel de dificultad:
Difícil

Necesitarás

  • Guantes de boxeo
  • Mitones de boxeo
  • Bolsa de velocidad
  • Bolsa de peso
  • Cuerda para saltar

Instrucciones

  1. Pasa la mayoría de tu tiempo de entrenamiento desarrollando habilidad de golpeo y ajustando tus técnicas. Cada sesión de trabajo debería comenzar con boxeo de sombra. Luego de eso, desplázate a la bolsa y el trabajo con la almohadilla.

  2. Pasa un poco de tiempo, dos o tres minutos golpeando la bolsa de velocidad o la de peso al comienzo de cada sesión de entrenamiento. Presta atención a tu técnica de golpe y no olvides el resto del cuerpo. Para desarrollar velocidad, necesitas tener manos rápidas y pies rápidos, girando y torciéndote en cada golpe para poner todo tu cuerpo en el movimiento.

  3. Golpea los mitones con un entrenador calificado o un compañero de entrenamiento. Los ejercicios con mitones son unas de las formas más efectivas de construir automáticamente habilidades de boxeo, lo que se traduce en incrementar la velocidad de manos y el poder. En lugar de simplemente golpear los mitones, trabaja en combinaciones específicas. Tu compañero debería hacerte seguirlo alrededor del cuadrilátero, golpeando cuando tengas el ángulo correcto, en ese entonces debería forzarte para que trabajes tu defensa y hacerte contra moviéndose hacia adelante y cambiando de posición las almohadillas durante el ejercicio. El entrenamiento de habilidad debería tomar una vasta mayoría de tu tiempo de entrenamiento.

  4. Ponte los guantes e ingresa al cuadrilátero una o dos veces por semana en días no consecutivos para hacer combates de entrenamiento. Estos combates con un compañero no cooperativo te fuerzan a seguir los movimientos de un objetivo y reaccionar a golpes en una situación en vivo. No hay substituto para una pelea real, pero estos combates son lo más cercano que podrás tener para ayudarte a desarrollar velocidad con una aplicación práctica.

  5. Entra en calor y termina tu sesión con unos trabajos de saltar la soga para complementar tu boxeo de sombra. Saltar la cuerda incrementa la resistencia, velocidad, coordinación y agilidad. Tu parte inferior del cuerpo puede llegar a ser más rápida que tus manos con el salto de cuerda, pero esto te permitirá moverte y cortar ángulos más rápido en el cuadrilátero.

  6. Termina tu entrenamiento de boxeo con un programa para fuerza funcional, intervalos de entrenamiento y pliometría para desarrollar velocidad explosiva y poder. Correr a velocidad trabaja como un intervalo de trabajo de calidad, mientras que los saltos de boxeo, saltos en largo y corridas de escaleras son sólo algunos ejercicios de trabajo de pliometría explosiva. No hagas ejercicios de condicionamiento de alta intensidad en días consecutivos.

Consejos y advertencias

  • Asegurar que tu golpe tenga calidad técnica debería ser tu principal prioridad en el entrenamiento de boxeo. Desarrollar velocidad de manos no te hará bien si golpeas mal. Diseñar un programa de entrenamiento preciso puede ser tan importante para tu desarrollo como lo es el trabajo duro y la disciplina. Experimenta con algunas rutinas diferentes para ver cuál es la mejor para ti.
  • El boxeo de sombra, el trabajo con bolsas y con mitones no parecen ser ejercicios de alto impacto, pero si estás haciéndolos a velocidad, pueden ser peligrosos. Las lesiones de hombros como las subluxaciones o dislocaciones son comunes para los boxeadores. Estas lesiones usualmente llegan como resultado de golpes errados. Si te estás sintiendo cansado, no pongas tanta fuerza en tus golpes, y descansa cuando lo necesites.

Más galerías de fotos



Escrito por steven kelliher | Traducido por lautaro rubertone