Cómo hacer que tus gafas para nadar estén libres de vaho

Casi todas las gafas para nadar modernas vienen con una capa anti-vaho en el interior de sus lentes. La duración de esta capa depende de cómo trates las gafas; mientras más las uses y más toques el interior de los lentes, más rápidamente se desgastará la cubierta. Una vez que descubras vaho desarrollándose dentro de tus lentes, tienes dos opciones: o repones regularmente la capa anti-vaho o gastas en un par de gafas para nadar nuevas. Existen algunos remiendos rápidos, pero no son tan efectivos o duraderos, como la aplicación de un poco de aerosol anti-vaho.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Aerosol anti-vaho

Instrucciones

  1. Evita tocar el interior de tus gafas para nadar. Si debes limpiarlas, simplemente enjuágalas con agua fresca y fría. Esto ayudará a preservar la capa anti-vaho con la que vienen la mayoría de las gafas; mientra esta capa permanezca intacta, tus gafas para nadar permanecerán libres de vaho. Una vez que la capa empiece a desgastarse, lo cual es natural y el tiempo que tome en ocurrir variará mucho, empezarás a notar que se forma vaho en el interior de tus gafas.

  2. Repón la cobertura anti-vaho del interior de los lentes de tus gafas aplicando un poco de aerosol anti-vaho en cuanto notes que se empañan. Solamente necesitarás un poco del aerosol para restaurar la capa anti-vaho, así que una botella de esta sustancia te durará mucho tiempo e incluso puedes compartirla con amigos, lo que la convierte en una alternativa mucho más económica a cambiar tus gafas.

  3. Si no tienes aerosol anti-vaho a la mano, antes de nadar, rocía un poco de agua sobre tus gafas e inclínalas para drenar el agua. También, para evitar que se empañen, algunos nadadores escupen sobre sus gafas para nadar y luego las limpian con agua. Como el aerosol anti-vaho funciona tan bien, éstas son opciones de último minuto que debes usar solamente si no hay aerosol anti-vaho disponible.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por eduardo moguel