Trucos para saltar la cuerda

Saltar la cuerda es un ejercicio cardiovascular efectivo y conveniente: puedes saltar la cuerda en casi cualquier lugar y en cualquier momento. Las cuerdas para saltar son baratas, de larga duración y de fácil acceso. Si quieres variar tu rutina de salto de cuerda, prueba estos trucos básicos una vez que hayas dominado el salto con los dos pies. Para minimizar el riesgo de lesiones, siempre usa zapatos deportivos acolchados y de apoyo y evitar saltar la cuerda en superficies implacables como el hormigón.

Talón -punta

También conocido como salto de los boxeadores, el talón-punta es un truco fácil de aprender. Sin el uso de la cuerda, comienza a saltar. Haz tus saltos pequeños y ligeros. Cuando aterrices, lleva los dedos de tu pie izquierdo hacia arriba para que tu talón toque el suelo mientras tu pie derecho aterriza. En tu próximo salto, vuelve a la posición inicial para que tu talón derecho golpee el suelo mientras aterrizas con el izquierdo. Continúa alternando hasta que te sientas cómodo con esta acción talón-punta. Cuando estés listo, comienza a saltar la cuerda repitiendo este movimiento. No te preocupes si inicialmente te trabas. Para, reacomoda tus pies y vuelve a intentarlo. ¡Dentro de poco podrás saltar la cuerda como un boxeador!

Levantando la rodilla

Esta siguiente progresión es el siguiente paso del movimiento talón- punta. Comienza a saltar la cuerda y establece un movimiento talón-punta fluido. Entonces, en vez de pisar con tus talones, dobla la rodilla y levanta la pierna hacia arriba de manera que el muslo quede paralelo al suelo. Asegúrate de mantener el cuerpo erguido. Si encuentras difícil a este ejercicio, intenta realizar un salto con los dos pies y luego levanta la rodilla izquierda, haz un salto normal y luego levanta la rodilla derecha. Levantar las rodillas mientras saltas la cuerda aumentará tu frecuencia cardíaca de manera significativa.

Sprints de rodilla

Esta es una simple pero desafiante variante de saltar la cuerda que hará que tu ritmo cardíaco se eleve para así aumentar tu condición física. Salta la cuerda usando una acción talón-punta alternada. Cuando estés listo, progresa a trotar en el lugar. Con cada vuelta que de la cuerda comienza a levantar las rodillas más alto. Aumenta la velocidad y sube más las rodillas. Cuando te sientas listo, levanta las rodillas hasta el nivel de la cadera y corre sobre tu lugar lo más rápido que puedas. Con la práctica serás capaz de hacer girar la cuerda y levantar las rodillas a gran velocidad, lo que te dará un entrenamiento eficaz.

Cruzado

Los cruces (crossovers) son una manera práctica de liberar la tensión que se acumula en los hombros y son también un truco de apariencia atractiva. Comienza realizando dos saltos lentamente. Establece un buen ritmo. Cuando te sientas listo, cruza rápidamente las manos para formar un lazo con la cuerda a medida que pasa por encima de tu cabeza. Salta a través del bucle y descruza las manos de inmediato. Continua saltando la cuerda y vuelve a intentarlo. Con la práctica serás capaz de cruzar y descruzar las manos alternando las vueltas de la cuerda. Trata de hacer saltos cruzados, correr en el lugar o realizar sprints de rodilla para hacer un combo.

Saltos dobles

Este no es un truco fácil pero es muy impresionante al lograrlo. Salta la cuerda con los pies juntos. Aumenta gradualmente la velocidad hasta conseguir un ritmo bastante rápido. Cuando estés listo - tal vez después de contar para adentro- salta un poco más alto de lo normal y girar la cuerda mucho más rápido y tratar de que la cuerda realice dos giros en un sólo salto. Esto se llama un salto doble bajo. Al aterrizar regresa a tu ritmo normal, a la cadencia de un salto. Una vez que puedas realizar un salto doble, intenta realizar múltiples saltos dobles juntos. Comienza con dos o tres y llega hasta 10, 20 y, finalmente, 50 para un entrenamiento muy intenso. Recuerda que debes mover la cuerda mucho más rápido al realizar los saltos dobles y saltar sólo un poco más alto.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por mariana perez