Cómo trotar por la mañana

Trotar es uno de esos ejercicios versátiles que puedes hacer en cualquier momento del día y casi en cualquier lugar. Sin embargo, trotar por las mañanas implica algunos pasos de preparación para asegurarte maximizar tu ejercicio y sentirte energizado después. Por último, las endorfinas que liberas durante el trotar a la mañana pueden reducir tus sentimientos de estrés, crear una sensación de bienestar e incluso funcionan como un leve analgésico. Si tienes alguna condición médica, visita a tu doctor antes de implementar un nuevo régimen de aptitud.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Pesas de manos (opcional)

Instrucciones

  1. Levántate lo suficientemente temprano como para comer un desayuno pequeño y digerirlo apropiadamente antes de trotar. Permite que pase al menos una hora desde que termines de comer antes de correr. Las comidas saludables en el desayuno que pueden ayudarte a tener más energía durante tu corrida incluyen tostadas de grano entero, leche baja en grasa, jugos sin azúcar, bayas o un plátano. Mantén tu desayuno ligero y pequeño, y podrás ir a trotar más pronto.

  2. Entra en calor para ir a trotar. En la mañana, necesitarás pasar más tiempo lubricando tus articulaciones y calentando tus músculos. Comienza con una caminata lenta, moviendo tus brazos en alto para elevar tu ritmo cardíaco. Respira profundamente, usando tu pecho y abdomen. Luego de unos 5 minutos, haz algunas rotaciones suaves de tobillos y rodillas y estiramientos superiores.

  3. Selecciona una buena rutina para trotar. Puede que quieras variar tu ruta día a día, pero siempre deberías mantenerte alejado de humo excesivo de autobuses y estancamientos de tráfico de desplazamientos por la mañana. Encuentra un parque cercado o pista donde otros corredores se reúnan. Trotar en barrios funciona igual de bien, pero mantente en cuadras con el menor número de perros. Intenta trotar por al menos 25 minutos, 5 días por semana.

  4. Aumenta tu ritmo cardíaco con retos en tu trota matinal. Ve a un recorrido para algo de entrenamiento de fuerza. Combina ejercicios cardiovasculares con ejercicios para generar músculo levantando pesas de manos mientras corres. Intenta ejercitar diferentes grupos musculares al enrollar tus bíceps, elevar tus hombros y extender tus tríceps. Intenta una ruta con una pendiente para fortalecer tus músculos de muslos y glúteos.

  5. Enfría luego de trotar. Todavía quemas calorías al enfriar, particularmente si trotas rápido o haces intervalos de velocidad que aumenten tu ritmo cardíaco. Reduce tu velocidad a una caminata rápida y continúa reduciéndola desde ahí. Estira tu cuerpo entero con una serie de saludos al sol de yoga.

Consejos y advertencias

  • Bebe agua antes de trotar por la mañana.

Más galerías de fotos



Escrito por nina makofsky | Traducido por lautaro rubertone