¿Trotar es malo para ti?

Si alguna vez has escuchado una historia de miedo acerca de una persona que tuvo un infarto mientras trotaba, puede ser que creas que trotar es riesgoso. Puede sentirse como un riesgo para un principiante, ya que el ritmo cardiaco aumentado y la respiración rápida pueden ser incómodos; sin embargo, los beneficios de trotar son numerosos. Antes de comenzar una nueva rutina, pregunta a tu médico si lo puedes hacer para asegurarte de no tener ninguna condición a la salud que pueda hacer que trotar sea un riesgo para ti.

Beneficios físicos

Cuando trotas, estas soportando tu peso corporal, y esto ayuda a fortalecer tus músculos. También reduce tu riesgo de contraer osteoporosis al fortalecer tus huesos, de acuerdo al U.S. Centers for Disease Control and Prevention. El ejercicio aeróbico, como trotar, quema más calorías que el entrenamiento de fuerza, lo que lo convierte en un arma ideal en la batalla contra la obesidad. Similarmente, las actividades como trotar pueden disminuir el riesgo de algunos tipos de cáncer, de diabetes y de problemas cardiovasculares, como infartos y embolias.

Beneficios psicológicos

Si trotar te parece una experiencia difícil o incluso miserable, te sorprenderá saber que puede mejorar tu salud psicológica. La CDC reporta que el ejercicio cardiovascular de tres a cinco veces por semana por períodos de 30 a 60 minutos puede mejorar tu estado de ánimo y la calidad de tu sueño. También puede reducir el riesgo de depresión o aliviar los síntomas si ya estas luchando contra ella.

Riesgos

El impacto repetitivo y forzoso del trote puede exacerbar viejas lesiones y tiene un impacto en las articulaciones. Si trotas en un ambiente cálido, aumentas el riesgo de tener un choque de calor. Algunas personas experimentan mareos, náuseas y un ritmo cardiaco elevado al trotar. Si ya tienes alguna condición cardiovascular severa, el estrés ocasionado por el trote puede ocasionar que tengas un infarto o embolia. La combinación de la deshidratación y el cansancio también pueden ocasionar una condición llamada síncope vasovagal, que resulta en desmayo y puede poner en riesgo tu vida si estas solo o en una zona peligrosa.

Consejos de seguridad

Para minimizar riesgos de lesión, lleva un teléfono móvil contigo cuando trotas o hazlo con un amigo, particularmente durante las primeras semanas. Si sientes dolor, disminuye el ritmo. Bebe mucha agua antes, durante y después de trotar, y haz entre 5 y 10 minutos de calentamiento caminando velozmente. Usa calzado que te quede adecuadamente y no te ocasione ampollas, y considera agregar un aislante para disminuir el impacto al correr. Tu doctor puede tener sugerencias adicionales, así que si tienes alguna preocupación acerca de tu seguridad al trotar, consulta a tu médico primero.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por mariana groning