Cómo trotar con un disco herniado

Una actividad de alto impacto como trotar puede afectar tu cuerpo. Trotar puede poner presión sobre los discos vertebrales, causando un disco herniado que provocará aún más molestias. Es mejor fortalecer y tonificar los músculos que rodean al disco afectado y esperar hasta que el dolor desaparezca antes de volver a trotar. Debido a que los discos protuberantes pueden ocurrir en cualquier lugar de la columna, cada problema con los discos debería ser tratado separadamente y sólo sanará de manera individual. Verifica con tu médico antes de subirte a la cinta continua nuevamente.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Determina la ubicación de tu disco herniado. Los músculos que necesitas fortalecer pueden variar según dónde se encuentra el problema. Por ejemplo, si tienes un disco protuberante en la columna lumbar, "The New York Times" recomienda fortalecer y estirar tu espalda baja, cadera y tendones antes de trotar nuevamente. Si el disco se encuentra en la columna cervical puede que necesites hacer ejercicios para fortalecer el cuello antes de trotar de nuevo.

  2. Comienza a hacer ejercicio con actividades de bajo impacto primero, como caminar y nadar. Espera hasta que el dolor desaparezca del área del disco protuberante para evitar futuro dolor o que los síntomas empeoren. "The New York Times" recomienza esperar al menos dos semanas después de la aparición de los síntomas iniciales. Además de caminar o nadar, practica ejercicios de entrenamiento de fuerza específicos para la ubicación de tu disco herniado. Si no hay dolor después de un ejercicio de bajo impacto puedes comenzar actividades de mayor impacto con la aprobación de tu médico.

  3. Obtén permiso del médico que te está tratando antes de comenzar a trotar. Dependiendo de la gravedad y la ubicación de tu disco herniado, trotar podría no ser una actividad ideal. Si eliges hacerlo, hazlo en una superficie que absorba más impacto. Una pista de colegio secundario o una cinta continua cederán más que el pavimento. Comienza lentamente trotando unos pocos minutos a la vez. No intentes trotar el millaje o el tiempo que hacías antes de tu disco herniado. Hacer demasiado y demasiado pronto podría causar más lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por jenna morris | Traducido por ana grasso