Los tres tipos de fibras musculares

El músculo esquelético contiene dos tipos de fibras musculares: de contracción rápida y de contracción lenta. Las de contracción rápida y las de contracción lenta se dividen en tres tipos distintos. Las fibras de contracción lenta contienen fibras musculares de tipo 1, mientras que las fibras de contracción rápida contienen los tipos 2a y 2b. El porcentaje de cada fibra muscular difiere en cada uno, y de un músculo a otro en los mismos individuos, de acuerdo con "Fitness: The Complete Guide," por la International Sports Sciences Association.

Ejercicios de baja intensidad

Las fibras de tipo 1 son las fibras de contracción lenta, que tienen muy baja fuerza y ​​son altamente resistentes a la fatiga. Los que participan en el ejercicio de baja intensidad prolongado, como los corredores de maratón, utilizan predominantemente estas fibras. La grasa es el combustible predominante utilizado por las tipo 1, que utilizan la vía aeróbica. El ejercicio aeróbico aumenta la necesidad de oxígeno, tales como carreras de larga distancia. Una vez que la intensidad del ejercicio aumenta, gradualmente serán reclutadas las fibras de tipo 2.

Ejercicio de moderado a intenso

Las fibras musculares 2a son las fibras de contracción rápida intermedia. Es decir, las fibras de tipo 2A pueden utilizar tanto las vías aeróbicas y anaeróbicas, por lo tanto los hidratos de carbono (glucosa) y grasa serán el combustible predominante. A diferencia de los ejercicios aeróbicos, los ejercicios anaeróbicos son de corta duración y no requieren oxígeno. Las fibras de tipo 2A producen una salida de alta fuerza durante períodos más largos de tiempo. De esta manera, son más frecuentes en las actividades que utilizan una combinación del Tipo 1 y Tipo 2, como carreras de media distancia o la natación.

Ejercicios de alta intensidad

Las fibras musculares de tipo 2b son de contracción glucolítica rápida. Utilizan estrictamente la vía anaeróbica, haciendo de los carbohidratos (glucosa) la fuente de combustible predominante. Son reclutadas para actividades que implican muy corta duración con la explosión de gran intensidad de energía, como los saltos o levantamiento de peso. Debido a su capacidad de activación con bastante rapidez, se destacan en la producción de potentes explosiones de velocidad. Pero, debido a la rápida cocción de todos los tipos de fibras musculares, tienen muy baja resistencia a la fatiga.

Diferencias individuales

Según "Wardlaw's Perspectives In Nutrition" las diferencias individuales en la distribución del tipo de fibras son parcialmente responsables de que los corredores de maratón de élite nunca puedan competir al nivel de los velocistas. La genética también juega un papel importante en la determinación de la proporción de los tipos de fibras musculares. Tanto los atletas olímpicos como velocistas tienden a caer en su deporte en función de su composición genética. Sin embargo, con el entrenamiento adecuado, puedes producir adaptaciones a tu deporte específico para desarrollar los músculos dentro de los límites.

Más galerías de fotos



Escrito por gavin van de walle | Traducido por mariela rebelo