Cómo trazar metas realistas para tu rutina de bienestar físico y ejercicio

Las metas que trazas para llevar una vida saludable pueden inspirarte o agobiarte. Si tu impetuosidad puede más que tu sentido común y careces de un plan podrías quedar exhausto antes de empezar a ver resultados, lo que podría ir en detrimento de tu deseo de continuar. Ya sea que tu meta sea tener más energía o fortalecerte emocional y físicamente es importante que pienses esas ideas y traces tus metas con base en tu personalidad, estilo de vida y tu estado físico actual.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Diario o cuaderno de notas

Instrucciones

  1. Mantén cerca de ti una copia de la guía del Centers for Disease Control sobre los tipos y cantidad de actividad física que debe realizar un adulto; estos lineamientos te servirán a lo largo de toda tu vida; consisten en sugerencias de las actividades que debes realizar (aeróbicas, de entrenamiento de resistencia, flexibilidad o de flexiones) y el tiempo durante el que debes hacerlas de acuerdo con tus metas de estado físico.

  2. Consigue un diario o libreta y mantenlo donde puedas verlo. Escribe tus metas a largo y corto plazo: asegúrate de trazar metas a corto plazo realizables (no sueñes con correr el medio maratón del próximo mes si te resulta difícil caminar rápidamente durante 15 minutos sin perder el aliento); si llevas tiempo sin ejercitarte mejor traza metas semanales inicialmente y luego, cuando tu condición física haya mejorado, escribe tus metas para el siguiente mes. Clasifica tus aspiraciones más elevadas entre las metas de largo plazo y camina hacia ellas viviendo un día a la vez.

  3. Lleva un registro en tu libreta, o en un registro de condición física en línea, de las actividades diarias que realizas para ejercitarte. Anota los tipos de actividades que realizas y el tiempo que dedicas a cada una. Si trotas por 34 minutos, regístralos con exactitud anotando 34 y no 30 o 35. Utiliza tus propios logros como inspiración. Haz que anotar tus metas sea la actividad más solemne que realices y luego celebra tus logros con alegría y orgullo interior.

  4. Escoge ejercicios y actividades que sabes que disfrutarás o que te producen curiosidad. Las metas no valen nada a menos que realmente te sientas inspirado y emocionado por lo que vas a emprender. Si lo que realmente quieres es flotar en el relajante ambiente de una clase de yoga en vez de correr en cualquier clima adverso todos los días, debes cambiar tu plan y hacer lo que deseas. Si eres un feliz trasnochador al que se le arruina el humor por levantarse temprano para hacer ejercicio, deberás cambiar tu plan también. Lo más importante para trazar metas de acondicionamiento físico que valgan la pena es tener toda la disposición para ser flexible con ellas.

Consejos y advertencias

  • Ser realista sobre tus metas de acondicionamiento físico implica que probablemente no verás resultados tan rápidamente como te gustaría. Debes cultivar la paciencia para seguir tu rutina viviendo el momento actual y enfocarte en una meta de salud y ejercicio de por vida.
  • Consulta a tu asesor de salud antes de comenzar un programa de ejercicio por primera vez, si retomarás la actividad física después de un largo tiempo de sedentarismo o si tienes cualquier alteración crónica de la salud.

Más galerías de fotos



Escrito por linda kaban | Traducido por karly silva