Cómo tratar rápidamente la caspa

Según la Clínica Mayo, la caspa es considerada una afección común y crónica de la piel. Los síntomas más notorios incluyen la picazón y la descamación del cuero cabelludo. Esta condición es más molesta que seria. La caspa puede ser difícil de quitar y puede requerir un tratamiento constante.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Aceite de oliva
  • Taza medidora
  • Cacerola
  • Toalla
  • Bolas de algodón o cepillo para el cabello
  • Gorra de ducha
  • Champú Suave o champú con medicamentos
  • Acondicionador

Instrucciones

  1. Vierte un cuarto de una taza de aceite de oliva en una cacerola y ponla en la hornilla. Caliéntalo durante uno o dos minutos. No debes hervirlo sino dejarlo ligeramente tibio. Prueba la temperatura del aceite antes de aplicarlo en el cuero cabelludo.

  2. Vierte el aceite nuevamente en la taza medidora o en un recipiente pequeño para que sea fácil de verter en el cuero cabelludo. Métete en la ducha o usa una toalla antes de aplicarlo sobre la cabeza. Sumerge una bola de algodón en el aceite y aplícala sobre el cuero cabelludo. Si tienes el cabello largo y grueso, vierte directamente el aceite en el cuero cabelludo y masajéalo con un cepillo.

  3. Cubre tu cabeza con una gorra de ducha. Deja que el aceite se asiente durante 20 a 30 minutos. Quita la gorra y toma una ducha para quitar el aceite.

  4. Aplica un champú suave hasta formar una espuma en el cuero cabelludo. Enjuaga el producto, vuelve a aplicarlo y masajea el cuero cabelludo. Si un lavado con un champú suave a diario no mejora la caspa, debes probar con un champú con medicación, especialmente formulado para la caspa.

  5. Aplica un acondicionador sobre el cabello y el cuero cabelludo. Permite que la crema se asiente en la cabellera durante tres a cinco minutos. Enjuaga bien el cabello. Repite estos pasos como sea necesario. Un tratamiento diario con aceite sólo es necesario hasta que la caspa esté bajo control. Una vez que haya mejorado, sólo será necesario cuando vuelva a aparecer la resequedad y la descamación.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen harding | Traducido por alejandra prego