Cómo tratar a los niños con necesidades especiales de la misma forma que a los otros niños

El día que tu hijo con necesidades especiales recibió el diagnostico fue probablemente un momento difícil. Hasta sentiste tristeza por la perdida de una vida “normal” para tu hijo. Este sentimiento tal vez hizo más fácil tratar a tu hijo con necesidades especiales de manera diferente que a sus hermanos o a los hijos de tus amigos. Si te enfocas en las fortalezas de tu hijo en lugar de su diagnóstico, puedes llegar a tratar a tu hijo de la misma manera que a otros niños.

Nivel de dificultad:
Difícil

Instrucciones

  1. Haz que tu hijo se sienta seguro y valorado. Abrázalo, acurrúcalo o cántale a tu hijo con necesidades especiales como lo harías con cualquier otro niño. Mantén una actitud positiva. Tendrás que llevar a tu hijo con necesidades especiales al doctor y al terapeuta más a menudo que a un niño neurologicamente normal. Pero tú y tu familia no deben interpretar esto como si algo estuviera “mal” con tu hijo.

  2. Separa un tiempo tanto para tu hijo con necesidades especiales como para sus hermanos. Muchos de los hermanos de niños con discapacidades se sienten dejados de lado o ignorados. Por lo cual, es importante hacer actividades con ambos niños, que sea “solo para ellos”. Ambos niños deben recibir la atención especial de sus padres, y todos deberían reunirse para eventos como una cena o para realizar actividades durante la noche.

  3. Recuerda que tu hijo no es su discapacidad, así que no equipares la persona que es tu hijo con su diagnostico. En lugar de pensar, “Mi hijo nunca podrá tocar el piano”, enfócate en el hecho de que a tu hijo le encanta la música y disfruta las actividades en las que crea música –incluso si es golpear las ollas y sartenes. Dirige tu atención a los gustos de tu hijo, su personalidad y sus fortalezas.

  4. Apégate a una rutina diaria. A la mayoría de los niños, con discapacidades o no, crecen muy bien dentro una estructura. Por lo que es muy bueno para ambos, para tu hijo con necesidades especiales y para tu hijo con un desarrollo neurológico normal, tener una rutina.

  5. Sé consistente con ambos niños. Las reglas y la disciplina deben ser las mismas para todos dentro de la familia, no le des un trato especial a uno de tus hijos por ser diferente. Los tiempos fuera y otras medidas disciplinarias deben aplicarse cuando se necesitan a todos los niños en la casa.

  6. Felicita a tu hijo con necesidades especiales cuando haga algo bien. Los padres también, muchas veces, se enfocan en la conducta negativa que los niños muestran. De la misma forma en que felicitas a tu hijo con necesidades especiales –al darle una galleta o chocar las manos– hazlo también con tus otros hijos.

Más galerías de fotos



Escrito por cara batema | Traducido por liz mancilla