Cómo tratar naturalmente los cálculos renales

Los cálculos renales ocurren cuando se acumulan minerales y ácidos salinos en los los riñones, lo que causa el desarrollo de depósitos similares a piedras que generalmente se componen de calcio. El tamaño de los cálculos renales puede variar. Una vez descubiertos, el objetivo principal del tratamiento es ayudar al paciente a procesarlos y expulsarlos a través de la orina. Los pacientes con cálculos renales pueden tomar medidas si prefieren métodos naturales de tratamiento, pero es probable que estos últimos no los curen por completo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Bebe como mínimo entre 6 y 8 vasos de 8 onzas de agua para producir orina. Beber una abundante cantidad de agua ayuda a los pacientes a producir orina para expulsar los cálculos renales. Beber agua también previene la deshidratación. La deshidratación puede dificultar la expulsión de los cálculos renales. Los pacientes deben beber agua en incrementos regulares a lo largo del día para promover la producción constante de orina. Beber un vaso de agua por hora durante el día es una forma fácil de alcanzar el mínimo diario recomendado.

  2. Bebe una taza de té negro o verde a diario. Aunque esto puede no ser efectivo para tratar los cálculos renales del paciente, se cree que puede ser útil para prevenir los cálculos o reducir el riesgo de desarrollo.

  3. Bebe jugo de naranja o limón. El ácido cítrico presente en estos jugos ayuda a descomponer el calcio de los cálculos renales. Debido a que el ácido cítrico puede causar el desarrollo de otros síntomas, como acidez estomacal, algunos pacientes pueden agregar jugo de limón o naranja al agua para reducir los niveles de ácido y prevenir la deshidratación.

  4. Usa una almohadilla térmica para tratar el dolor asociado con la expulsión de los cálculos renales. Los médicos suelen recomendar analgésicos de venta libre. Para pacientes que prefieren métodos naturales, el uso de una almohadilla térmica puede aliviar el dolor cerca de las costillas o el abdomen en reemplazo de la medicación. Algunos pacientes también encuentran alivio al aplicar compresas calientes en el área afectada. Una compresa caliente se puede preparar saturando una toalla limpia con agua tibia y escurriendo el exceso de agua.

Más galerías de fotos



Escrito por shemiah williams | Traducido por valeria d'ambrosio