Cómo tratar con los gases en una nueva dieta vegetariana

Una dieta vegetariana equilibrada fácilmente satisface todas tus necesidades nutricionales. Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades, según Erik Lindbloom, M.D. de la University of Missouri School of Medicine. Si eres nuevo en un estilo de vida vegetariano, quizás hayas hecho algunos clásicos errores de principiante que te causaron flatulencias. Incluso si eres un vegetariano veterano, el carácter de alto contenido de fibra y de mucho vegetal de una dieta basada en plantas puede hinchar hasta el más fuerte de los estómagos. Unos pequeños ajustes en tu dieta pueden reducir o eliminar los gases.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Registra tu ingesta de alimentos durante una semana. Anota también tus síntomas de gases. Busca las tendencias al final de la semana para ayudar a detectar los alimentos que provocan tus gases.

  2. Come los alimentos que suelen causar gases con menor frecuencia o en pequeñas cantidades. Los culpables comunes incluyen brócoli, repollo (cabbage) y otros vegetales con calcio. Sin embargo, cualquier alimento puede causar gases.

  3. Elimina los productos lácteos y observa si eso resuelve los síntomas de gases. Los nuevos vegetarianos a veces cometen el error de sustituir la carne por el queso y otros productos lácteos. El aumento de la ingesta de productos lácteos puede causar varios tipos de malestar digestivo.

  4. Dale a tu cuerpo tiempo para adaptarse a una mayor ingesta de fibra. Demasiada fibra o un aumento en el consumo de fibra casi siempre provoca gases. Aumenta tu ingesta en unos pocos gramos por semana para que puedas ajustarla gradualmente.

  5. Consigue algunas de las calorías de alimentos bajos en fibra. Elije cereales procesados, como arroz blanco, verduras y frutas cocidas.

  6. Come lentamente para reducir la cantidad de aire que tragas. Bebe de tazas y no de pajillas por la misma razón. Fumar también causa tragar aire, lo que aumenta los gases, según Harvard Medical School.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por maria gloria garcia menendez