Cómo tratar la diarrea en un niño de 4 años de edad

Los niños que sufren de diarrea pueden correr riesgo de deshidratación, una enfermedad peligrosa que se deriva de la pérdida de líquidos. La diarrea puede ser causada por infecciones bacterianas, parásitos y otras razones, pero suele ser el resultado de las infecciones virales. En caso de diarrea leve, el tratamiento adecuado de la pérdida de líquidos ayuda a reducir la deshidratación en niños. La diarrea grave ocurre ante la presencia de 3 o más heces blandas y aguadas dentro de un período de 24 horas. La diarrea puede estar acompañada de espasmos, dolor abdominal, pérdida del apetito y pérdida del control de los intestinos.

Tratamiento

La diarrea leve se puede tratar en el hogar, utilizando soluciones de rehidratación que se administran por vía oral (Pedialyte o Gastrolyte o otros productos similares). Adminístrale soluciones orales de electrolitos con frecuencia para ayudar a mantenerlo hidratado. Los niños pueden continuar con una dieta saludable, pero deben evitar la cafeína, alimentos altos en fibras, alimentos azucarados y productos lácteos, ya que éstos pueden empeorar la diarrea. Los medicamentos utilizados para frenar la diarrea en adultos pueden ser peligrosos para los niños y no se deben utilizar sin la previa recomendación de un médico.

Advertencias

La diarrea grave se diagnostica cuando los niños padecen de fiebre que supere los 102.2° Fahrenheit (39° Celsius), vómitos persistentes y cambios en el estado mental, tales como irritabilidad o letargo. Los signos de deshidratación incluyen ojos hundidos, reducción de lágrimas, sequedad de las membranas mucosas y reducción de la orina. Estos signos indican la necesidad de recibir atención médica. Busca tratamiento ante la presencia de sangre o pus en las heces o heces negras y con olor a alquitrán. La deshidratación puede ser mortal para un niño pequeño, así que, a pesar de que los casos leves de diarrea se pueden tratar en el hogar, debes consultar con un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. m. mathis | Traducido por florencia prieto