Cómo tratar la desorientación y la fatiga mental con nutrición

Dificultades para concentrarse, una pobre toma de decisiones y un sentimiento general de agobio puede ocurrir por la fatiga mental. Varios factores contribuyen a esta torpeza cognitiva temporal, como la falta de nutrientes, falta de sueño y cansancio excesivo. La desorientación y la fatiga mental ocurren de diferentes maneras por persona. Sin embargo, si experimentas esto regularmente, tu funcionamiento diario puede sufrir y en algunos casos, una condición médica subyacente es la causa, señala MedlinePlus.com. Llama a tu médico inmediatamente si tu fatiga mental está acompañada por pérdida de peso, dolores de cabeza, mareos, visión borrosa y pensamientos suicidas. La fatiga mental y física pueden ser una señal de una enfermedad subyacente más seria. En la mayoría de los casos de fatiga mental a corto plazo y desorientación, un remedio nutricional restaura la claridad y el equilibrio para que puedas volver a trabajar o a hacer tu día con unas facultades mentales completas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Empieza a consumir carbohidratos complejos.

    Comienza a comer carbohidratos complejos. Los carbohidratos son agrupados como simples o complejos. Los simples proporcionan un aumento o ráfaga de energía seguida por una recaída, la cual puede causar fatiga mental. Elige carbohidratos complejos como los panes de granos enteros, pastas o papas para sostener la energía mental y física. Merck Manuals Online Medical Library indica que los carbohidratos complejos le proporcionan energía al cuerpo más lentamente porque toman más tiempo para separarse y ser absorbidos en el flujo sanguíneo. Además de comer carbohidratos complejos, equilibra tus comidas con grasas no saturadas y proteínas para mantener una claridad mental por más tiempo durante tu día. Considera comidas como el atún o el pan de trigo con una porción de zanahorias para evitar la desorientación y abastecer al cuerpo durante el día.

  2. Añade una fuente rica en hierro a tu bocadillo o almuerzo.

    Añade una fuente rica en hierro a tus bocadillos o cenas. Una falta de hierro resulta en unos procesos mentales más lentos, lo cual dificulta tu rendimiento cognitivo. Asegúrate de no estar sufriendo de una significante deficiencia de hierro al revisarte con tu médico y al realizarte pruebas de sangre. En el evento de tener hierro bajo, incrementa tu consumo dietético a través de alimentos como las lentejas, la soja o la carne roja magra. Para absorber apropiadamente el hierro, añade una fuente de vitamina C como naranjas, brócoli o jugos vegetales, señalan los Centers for Disease Control and Prevention.

  3. El banano es una buena fuente de potasio y puede mejorar la claridad mental.

    Come banano. El potasio es un mineral importante para el cuerpo y también un electrolito, el cual añade equilibro a los fluidos. Para mejorar la claridad mental, come banano, el cual es una buena fuente de potasio. Empieza tu día con un banano y un desayuno bien balanceado para vencer esa confusión mental de las mañanas.

  4. Toma vitaminas B.

    Toma vitaminas con complejo B o consume alimentos con fuentes de vitamina B. Estas vitaminas le proporcionan a tu cuerpo varios beneficios para la salud, incluyendo un funcionamiento general del sistema nervioso central. Considera tomar vitaminas B individuales si tu dieta no soporta este nutriente. Comer alimentos como huevos duros, carne magra de pollo y verduras es bueno para conseguir la vitamina B.

Consejos y advertencias

  • Duerme lo adecuado por la noche para evitar la fatiga mental.
  • Las bebidas energéticas proporcionan alivio a corto plazo y tienden a causar recaídas de azúcar o cafeína, lo cual empeora la fatiga mental.

Más galerías de fotos



Escrito por aubri john | Traducido por ana maría guevara