Cómo tratar los depósitos de calcio en la piel

A veces se forman pequeños depósitos de calcio en o debajo de la piel. Las lesiones pueden desarrollarse cerca de una herida reciente o en el sitio de una incisión quirúrgica, donde la piel y los tejidos blandos han sido dañados. Estos bultos a menudo lucen como pápulas blancas o amarillentas en la superficie de la piel. La calcinosis generalmente afecta los dedos, los codos y las rodillas pero puede producirse en la cara y las piernas. Mientras que una persona puede tener sólo una lesión, es más común tener múltiples pápulas en un sitio localizado. El tratamiento de los depósitos de calcio varía dependiendo de la gravedad y de la capacidad de respuesta del caso en particular.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Consulta a tu médico acerca de posibles terapias medicamentosas. Te puede recetar un esteroide, como la prednisona, para suprimir el sistema inmune. El tratamiento con diltiazem oral, un bloqueador del canal de calcio, se puede utilizar junto con antiácidos de aluminio y difosfonatos, ya que estos medicamentos en ocasiones han sido exitosos para resolver la calcinosis. También se han notado buenos resultados al proporcionarle a los pacientes dosis bajas de warfarina cuando se trata la calcinosis en las primeras etapas.

  2. Trata las condiciones médicas subyacentes, que pueden causar daño en los tejidos blandos. La calcificación distrófica, un tipo común de depósitos de calcio, se asocia a las enfermedades del tejido conectivo, como la esclerodermia y la dermatomiositis.

  3. Trata las causas menores de los depósitos de calcio con una terapia láser de dióxido de carbono, que requiere el uso de energía lumínica que penetra en la piel. El tratamiento puede eliminar la calcinosis tanto en forma parcial como completa. La iontoforesis es otra opción de tratamiento que utiliza la corriente eléctrica de bajo nivel para suministrar fármacos tales como la cortisona directamente a la piel con el fin de disolver los depósitos de calcio.

  4. Consideae la posibilidad de una escisión quirúrgica si los depósitos de calcio crecen grandes, se producen en grupos o se tornan dolorosos y los otros tratamientos no ofrecen alivio. La cirugía puede ayudar a prevenir las futuras infecciones de la piel. Sin embargo, debes estar al tanto que es común la recurrencia de las lesiones después de la escisión. Tu médico tal vez decida hacer un corte pequeño, antes de hacer una escisión más grande, ya que el trauma quirúrgico por su cuenta puede estimular la calcificación. Según un artículo publicado en una edición del 2008 de "Dermatology Online Journal" los médicos normalmente recomiendan la extirpación quirúrgica de los depósitos de calcio cutáneos sólo cuando otros tratamientos fallan (ver Referencia 3).

  5. Solicita a tu proveedor de servicios médicos más información sobre el desbridamiento quirúrgico, especialmente en los casos de calcinosis que causan dolor en las puntas de los dedos. Este procedimiento elimina el tejido con una tijera o un escalpelo. El desbridamiento enzimático se puede usar en combinación con el desbridamiento quirúrgico y consiste en la aplicación de un ungüento tópico sobre la piel.

Consejos y advertencias

  • Las lesiones que se producen en los dedos pueden ser dolorosas mientras que las que se encuentran en otro lado del cuerpo pueden restringir la movilidad articular. El movimiento puede quedar limitado debido a la rigidez de la piel.
  • Las personas pueden experimentar dolor e inflamación cuando un depósito de calcio crece muy grande. También está presente el riesgo de una infección localizada.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por alejandra prego