Cómo tratar el daño solar en el pecho

Escrito por kimberly johnson | Traducido por silvina ramos
No te olvides del pecho cuando apliques filtro solar a diario.

Años de adoración al sol te proveyeron un bronceado dorado profundo que fue la envidia de los turistas de la isla. El aspecto negativo es que te dejó manchas, pecas y una piel con textura rugosa. Este daño solar usualmente es más notable en el pecho y puede realmente revelar tu edad. Si bien una reparación completa del daño es poco realista, algunas técnicas disminuirán su apariencia. Un poco de cariño y pronto tu piel tendrá el brillo natural en vez de un apariencia similar al cuero.

Exfolia la piel del pecho una vez por día con un enjuague facial o corporal que contenga una solución de 5 a 8 por ciento de ácido glicólico. El ácido glicólico es un químico suave que disuelve las células muertas de la piel y acelera la renovación celular.

Una vez al día frota una crema anti-edad que contenga antioxidantes sobre toda el área dañada por el sol. Busca antioxidantes como retinol o vitamina C que reconstruyen el colágeno y revierten el daño ultravioleta en las células de la piel. Estos productos están disponibles en las farmacias y grandes supermercados.

Diariamente, aplica un filtro solar de amplio espectro en tu pecho, incluso cuando esté nublado afuera. Elige un filtro solar que contenga 5 a 10 por ciento de zinc o titanio o 3 por ciento de mexoril, según el Dr. Brandith Irwin de Skin Tour.

Consejo

Si tu piel no responde a estos tratamientos o quieres obtener resultados más dramáticos, visita un dermatólogo que pueda realizar una abrasión láser, microdermoabrasión y otros procedimientos para revertir el daño causado por el sol.