Cómo tratar el comportamiento de búsqueda sensorial de un niño pequeño

Según el terapeuta ocupacional Patty Donnellan, la integración sensorial es tu capacidad de identificar y responder los estímulos sensoriales entrantes. A veces los niños tienen dificultades para procesar toda esta información, por lo que realizan un comportamiento de "búsqueda sensorial" para satisfacer o despertar los sentidos. Ofrecerle a tu hijo una "dieta sensorial" puede ayudar a reestructurar su sistema nervioso para que pueda limitar su comportamiento de búsqueda sensorial.

Estimulación

La estimulación es el sentido del movimiento. La capacidad de tu niño pequeño de estar en equilibro mientras camina involucra la estimulación de los sentidos. Los niños que piden esta entrada ganan la contribución más intensa con actividades como el balanceo o hilado, según el sitio web SensorySmarts.com. Lleva a tu hijo a la sala de juego y muéstrale como balancearse de diferentes formas, como de lado a lado y de adelante hacia atrás. Mece a tu niño si se descompone para calmarlo. Deja que se siente en tu silla de oficina y gíralo o llévalo afuera para correr en círculo.

Propriocepción

La entrada proprioceptiva involucra las sensaciones de las articulaciones y músculos en el cuerpo. Levantar cosas pesadas u otras actividades que implican empujar o tirar de las articulaciones puede integrar los sentidos proprioceptivos. El sitio web Sensory-Processing-Disorder.com sugiere dejar que tu hijo salte en un trampolín (bajo supervisión, por supuesto), que juegue a la rayuela o lleve bolsas pesadas a la casa desde la tienda. Pídele a tu hijo que haga de cuenta que es un animal y que te muestre cómo se mueve dicho animal; por ejemplo, dile que salte como un conejo o se deslice como una víbora. Gatear por un túnel también alienta el movimiento de muchos músculos en el cuerpo. Los niños que hacen búsquedas sensoriales adoran ser "aplastados", por lo tanto, envuelve a tu hijo con una sábana como un "burrito" o dale abrazos de osos.

Sensaciones táctiles

Gran parte del comportamiento de búsqueda sensorial involucra el sentido del tacto por lo que las experiencias táctiles son efectivas para reducir esta conducta. Deja que tu hijo haga formas con masa o trace letras con crema de afeitar. Llena una mesa o una lata de plástico transparente con agua o arena y deja que tu hijo juegue allí. Lleva cucharas, juguetes de plástico u otros objetos para colocar en la arena y deja que él los manipule y explore en la mesa. Deja que beba agua de Seltz o dale bocadillos a diferentes temperaturas, como paletas de hielo para el frío y un taco caliente con salsa fría para temperaturas mezcladas.

Otras actividades de integración sensorial

SensorySmarts.com sugiere estimular los sentidos auditivos escuchando música o los sonidos de la naturaleza. Dale a tu hijo un teclado o batería y deja que explore el instrumento y sus sonidos. Lee libros coloridos o compra juguete brillantes para niños con problemas de percepción visual. Deja que tu hijo pequeño te ayude en la limpieza y evita el desorden si tiene dificultades visuales. Compra artículos varios y pegatinas con olor o marcadores si tu hijo necesita sensaciones relacionadas con el olfato y considera las esencias de aromaterapia como vainilla o lavanda para el baño o el momento de ir a dormir. Los niños que comen "picando" a veces tienen problemas con las sensaciones del gusto, por lo que armar la comida en un plato o involucrar a tu hijo en la preparación de la misma puede hacer que el momento de comer sea más divertido.

Dietas sensoriales

Una dieta rica en todos los sentidos puede ayudar al niño con problemas de procesos sensoriales que dan como resultado el comportamiento de búsqueda sensorial. Planifica el día de tu hijo alrededor de actividades que puedan estimular sus sentidos. Puede ser contraproducente dejar que tu hijo participe en un juego sensorial pero integrar todos los sentidos disminuirá la necesidad de que tu hijo busque por sí mismo más sensaciones. Las actividades deberán encajar dentro de una rutina normal y le deberán resultar divertidas, según Patty Donnellan. Incluye actividades como masajes, momento de juego, cocina, tiempo familiar, ejercicio y un baño caliente antes de ir a la cama. Considera la posibilidad de diseñar una parte de tu casa como un "ambiente sensorial", que incluya juguetes, máquinas de sonido, luces, mantas pesadas u otras herramientas sensoriales que tu hijo disfrute. Sensory-Processing-Disorder.com sugiere utilizar este ambiente para ayudar a tu hijo a calmarse o para jugar cuando necesita una entrada sensorial.

Más galerías de fotos



Escrito por cara batema | Traducido por aldana avale