Cómo tratar los callos dolorosos por el levantamiento de pesas

Los callos son causados ​​por una fricción repetitiva contra la piel y son comunes en las personas que entrenan con pesas. Aunque algunos levantadores toman los callos como una insignia de honor que muestra que hacen ejercicios regulares, otras personas encuentran desagradable esta acumulación de piel dura y dolorosa a veces. Aunque el uso de guantes especiales de entrenamiento puede ayudar a reducir la formación de callos, a veces es necesario tomar medidas adicionales para reducir o eliminar por completo el exceso de crecimiento de la piel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1/2 taza de sales de Epsom
  • Piedra pómez
  • Hoja de bisturí estéril
  • Crema hidratante para manos

Instrucciones

  1. Vierte las sales de Epsom en un tazón mediano con agua tibia y mezcla bien. Coloca las manos en la taza y relájate. Remoja tus manos durante cinco a 10 minutos.

  2. Toma la piedra pómez en una mano y abre la palma de la otra mano para exponer tus callos. Frota las zonas a tratar con la piedra. Haz lo mismo con la otra mano. Debido a que tu piel está húmeda y blanda, la piedra pómez debe eliminar la capa externa superficial y antes endurecida del callo.

  3. Seca tus manos y examina los callos. Si hay algún resto de piel dura, puedes cortarlo cuidadosamente con el bisturí. Si es necesario, utiliza la piedra pómez de nuevo para limar los bordes desparejos.

  4. Seca tus manos y aplica la crema hidratante sobre toda la superficie, prestando especial atención a las áreas que fueron previamente callosas. Dedica unos minutos a masajear las zonas problemáticas. Si es posible, deja una fina capa de crema en tus manos para que sea absorbida por la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por mar bradshaw