Cómo tratar las arrugas en casa

A medida que pasan los años, el cuerpo produce menos cantidad de colágeno y aceites, lo que deja la piel con mucha menos elasticidad e hidratación y provoca la inevitable aparición de las arrugas. Aunque las personas lo han intentado durante décadas, es difícil eliminar las arrugas sin recurrir a procedimientos cosméticos. No puedes detener el proceso natural de envejecimiento, pero puedes usar remedios caseros para minimizar la apariencia de las arrugas y puedes modificar tu estilo de vida para desacelerar el deterioro de tu rostro.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

    Minimiza las arrugas

  1. Bebe una abundante cantidad de agua para expulsar las toxinas y mantener la piel flexible. Sigue una dieta rica en frutas, verduras y proteínas, ya que estos alimentos envían nutrientes a la piel. Además, evita la privación de sueño, los rayos UV del aire libre o las camas bronceadoras y las toxinas del cigarrillo; estos elementos aceleran la descomposición del colágeno y la elastina de la piel. Cualquier método que uses para reducir la apariencia de las arrugas, se quedará en el camino si no lo acompañas con un estilo de vida saludable.

  2. Comienza con una buena limpieza y una rutina de humectación. Lava tu rostro por la mañana, la noche y luego de entrenar con un jabón humectante suave y agua tibia. Usa una toalla suave para secar la piel sin frotar y luego humecta. Es particularmente importante quitarse el maquillaje por la noche para evitar que se asiente en las líneas delgadas de la piel. Antes de acostarte, puedes usar un producto que contenga retinol antes de humectar; el retinol estimula la producción de colágeno. Por la mañana, aplica un protector solar de amplio espectro, con FPS mayor a 30 y vuelve a aplicarlo durante el día, con lluvia o sol. El uso de un exfoliante suave una o dos veces por semana descama la capa superior de la piel muerta del rostro para promover su crecimiento. No obstante, las personas con piel sensible deben usar sólo un limpiador cremoso y un paño y quienes padecen acné deben optar por un limpiador con ácido glicólico.

  3. Asalta tu cocina. Los artículos que comúnmente se encuentran en la cocina no sólo reducen las arrugas existentes, sino que también previenen las nuevas. Las claras mantienen la elasticidad de la piel. Bate unas claras, masajea la fórmula sobre tu rostro como si se tratara de una máscara, deja actuar durante 15 minutos a 1 hora, enjuaga con agua y humecta. El aceite de coco y el aceite de oliva contienen nutrientes que combaten el envejecimiento, como ácidos grasos omega 3, vitamina E y grasas monoinsaturadas que mantienen la piel hidratada. Aplica unas gotas del aceite de tu preferencia sobre el rostro antes de acostarte.

Consejos y advertencias

  • También puedes ocultar las arrugas con el maquillaje apropiado. Aplica una base de acabado mate con una cobertura moderada y un polvo que refleje la luz para reducir la apariencia de las arrugas.
  • No todos los tipos de piel son adecuados para los productos con retinol y siempre es mejor probar primero en un área pequeña. Ten sumo cuidado si tienes piel sensible o propensa al acné.

Más galerías de fotos



Escrito por jillie reil | Traducido por valeria d'ambrosio