Cómo tratar con un abusivo al que sus padres no llaman la atención

Casi la mitad de los niños han sufrido algún tipo de acoso escolar, de acuerdo con el sitio web KidsHealth.org, una división de la Fundación Nemours. Si tu hijo es la víctima, es casi imposible mantenerse al margen y observar cómo continúa este comportamiento. Si los padres del abusivo no intervienen para detener el acoso, probablemente sea el momento de tomar el asunto en tus manos y notificar a aquellos que pueden detener este comportamiento tan pronto como sea posible.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Enseña a tu hijo estrategias de prevención para detener la intimidación y notificar a un adulto lo antes posible. Tu hijo podría ser capaz de detener el comportamiento sin tu intervención, ignorando al acosador, alejándose, o diciéndole a un adulto responsable. Los niños también pueden protegerse a sí mismos saliendo en grupos grandes y evitando devolver la agresión o tomar represalias, de acuerdo con la Asociación Americana de Psicología. Por desgracia, un abusivo puede continuar con su conducta, y ese es el momento para involucrar a los padres, a los educadores y a otros adultos.

  2. Recopila de tu hijo toda la información que puedas sobre el agresor y su comportamiento. Asegúrate de que tu hijo no adorne o exagere sus declaraciones, limitándote sólo a los hechos: cómo, cuándo y dónde ocurrió la intimidación. Cuanta más información tengas, mejor preparado estarás para tomar medidas y hacer que la intimidación pare.

  3. Ponte en contacto con el colegio si la intimidación ha ocurrido durante las horas de escuela. La administración escolar debe estar consciente del problema y se le debe dar la oportunidad de reprender al abusivo y alertar a sus padres. El Consejo Nacional de Prevención del Delito sugiere acudir primero con el maestro. Si esto no funciona, acude al director, antes de confrontar a los padres del abusivo. Si el acoso ocurrió en otro lugar, como en un equipo deportivo o incluso en línea, encuentra al adulto encargado de informar sobre este comportamiento.

  4. Advierte a los padres del abusivo que estás consciente del problema. Evita tomar una postura agresiva o acusatorio. En cambio, coméntales lo que tu hijo te ha dicho sobre el acoso, y que estás llamando para informar, no para acusar. En algunos casos, si los padres saben que otros adultos están involucrados, se darán cuenta de la gravedad de la circunstancia y se sentirán más motivados para actuar.

  5. Discute con los padres del abusivo cómo detener la intimidación. Mantén un tono uniforme y tranquilo mientras hablas de tus hijos, ya que es más fácil acalorarse con los padres que están a la defensiva. Deja que los padres sepan que has notificado al educador o a otro adulto responsable, y que esperas que el problema se pueda solucionar rápidamente. Hazles saber que pueden trabajar juntos como un equipo para hacer frente común contra la intimidación, de manera que los otros padres no sientan que estás siendo injusto o que estás trazando un límite que, si lo pasan, pueden tener problemas, sugiere el psicólogo infantil Kevin Everhart en el sitio web EdNews Parent.

  6. Involucra a las autoridades si el comportamiento continúa y crees que tu hijo no está seguro debido a la intimidación. Los padres y los educadores son la primera línea de defensa contra los abusivos, pero si ambos fracasan, las autoridades (o incluso un guardia de seguridad de la escuela) pueden hacer frente a la intimidación y vigilar para evitar problemas futuros.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por josé antonio palafox