Tratamientos para un excesivo mal olor en las axilas

Transpirar es una función biológica natural que sucede con frecuencia durante momentos de estrés o ansiedad, o cuando el cuerpo se enfría después de altas temperaturas. La transpiración en sí es inodora, pero cuando se mezcla con las bacterias de tu piel, se produce un olor desagradable, afirma el sitio web de la Clínica Mayo. El mal olor excesivo de las axilas puede crear situaciones incómodas tanto social como profesionalmente. A veces, es un problema médico el que puede ser la raíz de un mal olor excesivo, pero generalmente es una situación que puedes reparar tú mismo con una combinación de diferentes tácticas.

Bañarse periódicamente

Mantener tu cuerpo y tus axilas limpias bañándote periódicamente mantendrá bajo control a las bacterias de tu piel, explica el sitio web de la Clínica Mayo. Si el mal olor de tus axilas crece rápidamente, báñate todos los días para paliar el problema.

Fibras naturales

Usar ropa hecha de telas que permiten que tu piel respire ayudará al mal olor de tus axilas. Elige telas como el algodón, la seda o la lana, que permitirán que el aire fluya dentro libremente.

Técnicas de relajación

Puesto que la transpiración es uno de los componentes del mal olor y el estrés y la ansiedad contribuyen al sudor, practicar técnicas de relajación pueden servir de ayuda si eres propenso a la ansiedad. Actividades tales como yoga, tai chi y meditación pueden ayudar a calmar tu mente y tratar con situaciones estresantes, sin el incómodo resultado habitual.

Remedios caseros

Los elementos que puedes encontrar en tu casa pueden jugar un papel en reducir las bacterias que están debajo de tus brazos y en la eliminación de tu mal olor en las axilas. Embebe una toalla de papel en vinagre de sidra de manzana, luego frótalo debajo de cada axila, y de esa manera disminuirás el nivel de pH y matarás las bacterias, según el sitio web Apple Cider Vinegar Benefits. Unas pocas gotas de aceite del árbol del té o de jugo de limón también pueden ayudarte con la eliminación de las bacterias.

Botox

La toxina botulinum, también conocida como Botox, fue aprobada por la U.S. Food and Drug Administration para tratar la hiperhidrosis axilar, o la transpiración excesiva axilar, en 2004. El Botox se inyecta directamente dentro de las glándulas sudoríparas ubicadas debajo de los brazos para cerrar efectivamente el mecanismo del sudor, según la International Hyperhidrosis Society. El procedimiento puede llevarse a cabo en el consultorio del médico y por lo general no requiere ninguna restricción respecto de las actividades posteriores a realizar después de tu tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua mccarron | Traducido por irene cudich