Tratamientos caseros para las bolsas bajos los ojos

Si te levantaste esta mañana con los ojos hinchados, no tienes que pasar todo el día usando gafas de sol. Cuando los ojos se hinchan súbitamente, usualmente esto se debe a la retención de fluidos. Si sufres de este problema de forma crónica, la hinchazón podría ser causada por una condición subyacente o hereditaria o por la edad, y tal vez requieras asistencia médica. De lo contrario, si tu doctor lo aprueba, prueba con algunos remedios caseros para tratar los ojos hinchados por la retención de fluidos.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Cucharas
  • Congelador
  • Bolsitas de té
  • Pañuelos de papel
  • Pepino
  • Cubos de hielo
  • Toallita

Instrucciones

  1. Coloca dos cucharas en el congelador por media hora, y luego sácalas. Ubícalas sobre tus ojos cerrados durante 10 minutos.

  2. Coloca dos bolsitas de té mojadas sobre tus ojos durante cinco minutos. Si te preocupa que los taninos del té manchen tu piel, envuelve las bolsitas en pañuelos de papel limpios antes de aplicarlas sobre tu rostro.

  3. Deja los alimentos salados. Consumir alimentos con una gran cantidad de sodio, como las papas fritas, vegetales enlatados, palomitas de maíz y comidas rápidas, puede causar hinchazón bajo tus ojos. Elimina estos alimentos de tu dieta para reducir la retención de fluidos debajo de los ojos.

  4. Corta dos trozos de pepino, luego coloca una rebanada sobre cada ojo durante 10 minutos. Repite esto siempre que sea necesario a lo largo del día para reducir la hinchazón y abultamiento.

  5. Envuelve algunos cubos de hielo en una toalla o paño limpios, luego aplica la compresa sobre tus ojos durante 10 minutos. La temperatura fría ayudará a los fluidos a drenar bajo tus ojos.

Consejos y advertencias

  • Si no tienes cubos de hielo a mano, moja una toallita con agua fría y escúrrela antes de colocarla sobre tus ojos.
  • Consulta a un médico si tus ojos hinchados están acompañados por otros síntomas.

Más galerías de fotos



Escrito por megan smith | Traducido por pau epel