Tratamientos para axilas malolientes

El olor corporal es un problema común, especialmente cuando se trata de trastornos como la hiperhidrosis, cambios hormonales como los que ocurren en la pubertad o por una falta de higiene. Uno de los lugares más comunes para que el olor corporal se desarrolle es en las axilas, donde las bacterias interactúan con las proteínas en tu sudor para producir subproductos que proporcionan un característico mal olor corporal. Muchos métodos pueden ayudar a enmascarar o prevenir que las axilas malolientes se desarrollen.

Desodorante

El desodorante es una de las formas más sencillas para ayudar a frenar el mal olor en las axilas. La mayoría de los desodorantes incluyen un olor que puede ayudar a enmascarar el olor corporal. Los desodorantes también funcionan haciendo que la piel sea más ácida, lo que crea un entorno que es menos hospitalario para las bacterias que reaccionan con el sudor que causa el olor corporal.

Antitranspirantes de venta libre

Muchos antitranspirantes sin prescripción están disponibles para ayudar a controlar los problemas de olor corporal. Los antitranspirantes utilizan ingredientes activos como clorhidrato de aluminio o zirconio de aluminio tetraclorohidrex GLY para bloquear las glándulas sudoríparas que producen el sudor, reduciendo la cantidad de material disponible para que las bacterias consuman y creen olor.

Antitranspirantes con prescripción

Cuando los productos sin prescripción no son suficientes, el médico puede prescribir antitranspirantes con receta que contienen cloruro de aluminio. Igual que las versiones sin prescripción del producto, los antitranspirantes recetados bloquean temporalmente las glándulas sudoríparas, reduciendo la cantidad de sudor en la superficie de las bacterias. La página web de Mayo Clinic sugiere aplicar el desodorante en la noche antes de acostarte para ayudar que el producto sea más eficaz.

Higiene

La higiene adecuada puede ir bien para ayudar a tratar los problemas con el mal olor de las axilas. Ducharse todos los días usando jabón en las axilas ayuda a eliminar el banquete de proteínas que las bacterias disfrutan con tu sudor, así como también reduce la cantidad de bacterias en la piel. Si sudas regularmente, puedes lavar periódicamente sólo tus axilas durante el día con un paño húmedo.

Dieta

Ciertos alimentos en tu dieta pueden hacer que el sudor en las axilas apeste más que con otros alimentos. Evitar estos alimentos puede ayudar a controlar el problema de olor corporal. Ejemplos de alimentos que pueden afectar el olor corporal incluyen la cebolla y el ajo. Sin embargo, otros alimentos y bebidas pueden aumentar la sudoración, como los alimentos picantes, el alcohol y las bebidas calientes.

Ropa

Usar ropa que respira, como las de algodón y fibras naturales en lugar de materiales sintéticos, también pueden ayudar a mantener el olor bajo control. Los materiales naturales son más propensos a permitir que la piel respire, reduciendo la cantidad de sudor producido por sobrecalentamiento. Para reducir los problemas de sudor durante el ejercicio, elige materiales de alta tecnología que absorban el sudor y la humedad del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por andrés marino ruiz