Tratamientos alternativos para la fasciitis plantar

La fasciitis plantar es la irritación de la gruesa banda de tejido, o fascia, que se extiende del talón hasta los dedos del pie. Las causas de esta condición incluye una mala estructura del pie, usar zapatos que no soporten bien el peso y la obesidad. Dolor y una sensación de ardor son los síntomas asociados con la condición. Los espolones del talón pueden estar presentes en el caso de esta condición, pero raramente causa dolor, de acuerdo con Foot Health Facts, la división de atención al consumidor de la asociación American College of Foot and Ankle Surgeons.

Jengibre

Los pacientes que sufren de fasciitis plantar deberán consumir jengibre de manera regular, de acuerdo con el sitio web MotherNature.com. Este sitio web de salud natural sugiere a los pacientes tomar de 1/2 a 1 cucharada de jengibre picado todos los días. Los usos sugeridos incluyen el rociar el jengibre sobre las ensaladas y otros alimentos, así como consumirlo con agua y tragarlo. El University of Maryland Medical Center apunta que los profesionales médicos comúnmente recomiendan el jengibre para reducir la inflamación; sin embargo, los pacientes con desórdenes de sangrado o aquellos que tomen medicamentos adelgazantes de la sangre no deberán tomar jengibre.

Crema de capsaicina

La capsaicina es el ingrediente activo de los pimientos picantes. Una variedad de cremas de mostrador incluyen este ingrediente porque alivia el dolor asociado con la fasciitis plantar, así como otras dolencias de los pies, incluyendo la artritis, de acuerdo con el sitio web MotherNature.com. Después de frotar la loción en la planta del pie, el paciente puede experimentar una ligera sensación de ardor. Los pacientes pueden aplicarse la crema siempre que el dolor esté presente. Lavarse las manos después de cada aplicación es requerida para evitar contaminarse las manos y otras membranas mucosas, ya que podría ocurrir una quemazón dolorosa.

Baño de sales de epsom

Remojar los pies en sales de epsom, o sulfato de magnesio, drena los tejidos inflamados y alivia el dolor asociado con la fascitis plantar. El sitio web MotherNature.com recomienda mezclar 1 cucharada de sales de epsom en 1 cuarta de agua y remojar los pies por más o menos 12 minutos para disfrutar de todos sus beneficios. Entre los beneficios de remojar los pies en el sulfato de magnesio se incluye la relajación muscular y la reducción de la inflamación.

Botox

Las inyecciones de botox o toxina botulínica pueden aliviar la tensión en los talones, de acuerdo con la Penn State University. La proteína incluida en la inyección paralizará temporalmente los nervios y tejido muscular del talón, lo que resultará en la reducción del dolor. La universidad nota que se requiere de más investigación para obtener evidencia conclusiva que apoye al botox como un tratamiento para la fasciitis plantar.

Más galerías de fotos



Escrito por julie hampton | Traducido por reyes valdes