Tratamiento para la fascitis plantar de los corredores

La fascitis plantar es un mal común en el corredor. La fascia plantar es un tejido grueso conector que se extiende desde el talón hasta los dedos del pie y es responsable de apoyar el arco del pie, muy similar a un amortiguador. Cuando la tensión en este tejido aumenta, el resultado doloroso es la fascitis plantar. Esta dolencia generalmente se desarrolla lentamente, afecta a un pie y es más común entre los corredores de larga distancia. Saber como tratar adecuadamente este visitante no deseado puede ser la diferencia entre un retraso largo o relativamente corto en tu entrenamiento.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Zapatillas adecuadas
  • Hielo
  • Medicamentos antiinflamatorios
  • Cinta de primeros auxilios, 1 pulgada de ancho
  • Soportes para el arco
  • Plantillas
  • Férula nocturna

Instrucciones

  1. Para empezar el tratamiento comienza a correr menos. Disminuye la velocidad y los ejercicios de escalar.

  2. Deja de usar esas zapatillas viejas. Las zapatillas gastadas son una causa potencial de la fascitis plantar. Elige un calzado adecuado si tienes pie plano o arcos altos.

  3. Coloca hielo en el área después de cada carrera durante 10 minutos, seguido de un descanso de 10 minutos antes de volver a aplicar hielo durante 10 minutos. Toma un antiinflamatorio si hay inflamación.

  4. Dedica tiempo para estilos los músculos de la pantorrilla después de despertarte y antes de correr. Haz que el estiramiento de la pantorrilla sea un hábito, una rutina diaria. Los músculos tensos de la pantorrilla pueden agravar la presión puesta en la fascia plantar.

  5. Consulta a un fisioterapeuta para las rutinas de elongación que se centran específicamente en la fascia plantar, el tendón de Aquiles y los músculos inferiores de la pierna que soportan estas áreas.

  6. Proporciona más apoyo a los arcos de los pies con el uso de bandas de arco con la cinta de primero auxilios. Consulta con un fisioterapeuta para el método adecuado de aplicar los bandas. Usa soportes de arco en ambos zapatos si la banda de arco no proporciona suficiente alivio.

  7. Comunícate con un podólogo si el dolor persiste. Este profesional puede ordenar plantillas diseñadas a tu medida para moldear tu pie. Las plantillas pueden distribuir más uniformemente la presión en la fascia plantar.

  8. Duerme con férulas nocturnas unidas a la pierna. Las férulas ponen la fascia plantar y el tendón de Aquiles en una posición extendida, básicamente en una posición estirada, y con el tiempo pueden aliviar la tensión colocada sobre la fascia plantar.

Más galerías de fotos



Escrito por mike biscoe | Traducido por liz mancilla