Tratamiento de cera de parafina por tu cuenta para las manos

Cuando la cera de parafina se derrite (su consistencia suave lo permite) se ajusta a tu mano como un guante cuando la sumerges en la misma. Como la parafina puede retener el calor, luego puede transferirlo a los músculos o a las articulaciones adoloridas y aumentar el flujo sanguíneo hacia esas zonas, lo que permite aliviar el dolor. Este eficaz proceso de transferencia del calor es útil para reducir el dolor y la rigidez de la osteoartritis, las lesiones y la inflamación. Cuando te haces un tratamiento para las manos con parafina, ya sea para suavizar la piel o para tratar las articulaciones rígidas y adoloridas, envuelve las mismas con una bolsa de plástico y una toalla para retener más tiempo el calor.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Jabón
  • Toalla
  • 2 bloques de una libra de parafina
  • Cacerola para el baño maría
  • Aceite esencial (opcional)
  • 2 onzas de aceite vegetal
  • Recipiente lo suficientemente grande para las manos
  • Aceite de oliva
  • 2 bolsas de plástico
  • Toalla gruesa
  • Manopla de calentamiento
  • Pañuelos de papel
  • Humectante

Instrucciones

  1. Lava bien tus manos con jabón. Enjuágalas y sécalas completamente con una toalla sin pelusa.

  2. Coloca dos bloques de parafina de grado alimenticio en la parte superior de una cacerola para el baño maría. Llena la parte inferior de la misma hasta los ¾ con agua. Si deseas el beneficio agregado de la aromaterapia, agrega de 12 a 15 gotas de aceite esencial a la cera. Coloca la cacerola en la hornilla a fuego bajo o medio.

  3. Extiende 2 onzas de aceite vegetal alrededor del recipiente de plástico mientras la cera se derrite, engrasándola bien.

  4. Quita la cacerola de la hornilla cuando la cera se ha derretido por completo. Vierte la cera en el recipiente de plástico engrasado.

  5. Masajea unas gotas de aceite de oliva en la mano, asegurándote de que penetre entre los dedos.

  6. Prueba la temperatura de la cera una vez que se ha formado una piel delgada en la parte superior. Cuando se encuentre en una temperatura tibia y cómoda, continúa con el siguiente paso.

  7. Sumerge la mano en la cera de parafina, teniendo cuidado de meterla tanto como sea posible para cubrirla por completo.

  8. Levanta la mano de la cera después de unos segundos, cunado se ha formado una capa. En el momento en que se desvanece el brillo, lo que significa que está seca, sumerge la mano nuevamente. Continúa sumergiendo la mano en la cera, acumulando varias capas (de cinco a siete).

  9. Quita la mano de la cera cuando hayas creado varias capas y ponla en una bolsa de plástico grande.

  10. Cubre la mano con una toalla gruesa o insértala en una manopla térmica.

  11. Espera de 10 a 15 minutos y luego quita la mano de la manopla o de la toalla.

  12. Quita la bolsa de plástico y luego quita la cera de la mano con un pañuelo de papel suave.

  13. Frota humectante sobre la mano.

  14. Trata la otra mano, si así lo deseas. Transfiere la cera nuevamente a la cacerola para el baño maría para calentarla y repite los pasos.

Consejos y advertencias

  • Si tienes esmalte de uñas, asegúrate de quitarlo antes de aplicar un tratamiento de parafina.
  • Cuando sumerges las manos, asegúrate de sumergirla al mismo nivel cada vez.

Más galerías de fotos



Escrito por renee peterson | Traducido por alejandra prego