Trastornos visuales durante el ejercicio

Si nunca los has experimentado, los trastornos visuales durante el ejercicio pueden ser una experiencia aterradora, sobre todo cuando son acompañados de puntos ciegos temporales. Cualquier condición que involucre la visión garantiza una visita al médico. Algunas de las causas son tratables y prevenibles, pero otras requieren un tratamiento más extenso. Si los síntomas aparecen repentinamente, busca atención médica de inmediato.

Tipos

Al llegar a la causa raíz de los disturbios visuales, ten en cuenta lo que estás experimentando, así como cualquier síntoma adicional. Los síntomas incluyen halos o líneas en zigzag que pueden incluir puntos ciegos, visión borrosa o doble. A veces, las alteraciones visuales están acompañadas de otros síntomas, como fatiga, náuseas o dolor en los ojos. Si ésta es la primera vez que experimentas problemas en los ojos durante el ejercicio, consulta a tu médico.

Migrañas

Una causa común de los problemas visuales es la migraña. La aparición de una migraña clásica es a menudo anunciada con líneas en zigzag llamadas aura. Las verás, incluso si cierras los ojos, ya que es un síntoma neurológico. Puedes desencadenar una migraña si estás haciendo ejercicio al aire libre en un día soleado. Los resplandores son un desencadenante común. La luz intermitente de objetos metálicos o el agua podrían conducir a un episodio también. La National Headache Foundation estima que hasta un 12 por ciento de los estadounidenses tienen migrañas.

Complicaciones

La hipoglucemia, o el nivel bajo de azúcar en la sangre, también pueden causar trastornos visuales. Si estás haciendo ejercicio vigoroso, puedes agotar rápidamente las reservas de azúcar de tu cuerpo, lo que lleva a una disminución del azúcar en la sangre. Además de los mareos, puedes experimentar temblores, sudoración e irritabilidad. Si no se trata, la hipoglucemia puede tener consecuencias graves para la salud. Los trastornos visuales también pueden indicar otras condiciones médicas, incluyendo esclerosis múltiple, glaucoma y apoplejía.

Prevención

Si tu médico no encuentra ninguna enfermedad subyacente grave, puedes hacer ejercicio con seguridad tomando algunas precauciones. Reduce tu riesgo de una crisis de migraña causada por el reflejo usando gafas de sol cuando hagas ejercicio al aire libre. Puertas adentro, redirige la iluminación de modo que no dé sobre objetos metálicos. Come un refrigerio ligero antes de hacer ejercicio para evitar bajas peligrosas en el nivel de azúcar en la sangre, especialmente si eres diabético. Tu mayor éxito en la prevención puede provenir de prestar mucha atención a las circunstancias que rodearon tus alteraciones visuales y encontrar formas de minimizar los factores desencadenantes.

Más galerías de fotos



Escrito por chris dinesen rogers | Traducido por natalia pérez