Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) en adolescentes

El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos obsesivos y conductas compulsivas que causan una aflicción extrema. La mayoría de las veces comienza durante la adolescencia, y de acuerdo con la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, afecta a uno de cada 200 niños. Se cree que el TOC es causado por diversos factores, incluyendo los genéticos y biológicos.

Obsesiones

Las obsesiones son pensamientos persistentes e indeseables que producen una gran aflicción. Los pensamientos incesantes usualmente son irracionales y poco realistas. Un ejemplo común es una obsesión sobre los gérmenes. El TOC hace que un adolescente se preocupe constantemente sobre tener gérmenes en sus manos que lo harán enfermar y morir. Como resultado, el adolescente probablemente experimenta una gran ansiedad a lo largo del día conforme trata de evitar tocar cualquier cosa que él tema que tenga gérmenes encima. Otras obsesiones comunes incluyen los pensamientos de autolesión o de cometer actos violentos contra alguien más.

Compulsiones

Las compulsiones son conductas ritualistas que a menudo sirven para liberar la ansiedad causada por las obsesiones. Un adolescente al que le preocupan los gérmenes puede desarrollar hábitos compulsivos de lavado de manos. Cuando se lava sus manos, puede obtener un alivio temporal del miedo a los gérmenes. Sin embargo, es probable que en pocos minutos los pensamientos obsesivos regresen, haciendo que se lave las manos de nuevo. Otras conductas compulsivas comunes incluyen contar, la necesidad de tocar y reorganizar objetos, así como la limpieza y la acumulación excesivas.

Problemas causados por el TOC

Los adolescentes con TOC a menudo resultan avergonzados por sus síntomas y tratan de esconder el trastorno a sus amigos, maestros e incluso padres. Además de provocar el aislamiento social, el TOC puede interferir con la terminación de los trabajos escolares, poner atención en clase o incluso asistir a la escuela. De acuerdo con el sitio web del Massachusetts General Hospital, los adolescentes con TOC pueden sentirse muy afligidos si una conducta compulsiva o un ritual son interrumpidos. Con frecuencia tienen que volver a empezar. El tiempo que les toma realizar estos rituales puede interferir con la capacidad del adolescente para vivir una vida normal.

Tratamiento para el TOC

Es poco probable que este trastorno mejore por sí mismo. Existen muchas formas de tratamiento efectivas, como lo señala el sitio del Massachusetts General Hospital. La terapia cognitivo conductual con un profesional de la salud mental puede ayudar a los adolescentes a manejar su ansiedad y reducir sus conductas ritualistas. La terapia de exposición a menudo es usada para enseñarle a las personas a tolerar los pensamientos obsesivos sin realizar una conducta compulsiva. El medicamento también puede ser efectivo para reducir los síntomas. El apoyo de la familia es importante para el éxito del tratamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por amy morin | Traducido por alejandro cardiel