Transtorno negativista desafiante en niños

El comportamiento opositor puede ser una etapa del desarrollo normal de algunos niños en edad de gatear y pre adolescentes, y es una respuesta común en los niños al estrés, de acuerdo con la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente. Sin embargo, el comportamiento opositor se convierte en un verdadero problema a la salud mental cuando el niño adopta constantemente una actitud hostil y poco cooperativa que afecta todos los aspectos de su vida. El trastorno negativista desafiante involucra un comportamiento de confrontación que se cataloga dentro de los desórdenes de comportamiento.

Comportamiento opositor

Los niños en edad de gatear y los pre a adolescentes a menudo muestran un temperamento opositor cuando están cansados, tienen hambre o se sienten enojados, y muchos aadolescentes adoptan un espíritu opositor como una etapa normal del crecimiento. Este comportamiento puede incluir desafío, desobediencia y un patrón contestatario con los adultos. El comportamiento opositor normal en niños y aadolescentes se parece a los síntomas del trastorno negativista desafiante, sin embargo, en condiciones normales este comportamiento es inconsistente y no parece anormal si se lo compara con el de otros niños de la misma edad y en la misma etapa de desarrollo.

Trastorno negativista desafiante

El trastorno negativista desafiante, conocido por las siglas ODD en inglés, es una alteración del comportamiento que se caracteriza por un patrón continuo de comportamiento poco cooperativo con los adultos. Los niños con ODD son hostiles, irritables y desafiantes. Muestran actitudes negativas y desagradables hacia sus compañeros y hacia las figuras de autoridad. El comportamiento de los niños con ODD interfiere con su educación y socialización, y tiene como resultado consecuencias serias para el infante. El trastorno negativista desafiante es más común en los niños, de acuerdo con el Hospital Infantil de Boston.

Síntomas y diagnóstico

Los niños con trastorno negativista desafiante exhiben un comportamiento confrontista u opositor que es frecuente y excesivo, y que se expresa a través de rabietas, comportamiento contestatario con los adultos y comportamiento intencionadamente desagradable. Estos niños se niegan a obedecer a los adultos a seguir ciertas reglas, se irritan fácilmente y no tardan en culpar a otros por sus problemas. Este desorden puede ser diagnosticado por psiquiatras u otros profesionales en la salud mental que lleven a cabo una evaluación del comportamiento e historia del niño, a menudo junto con un examen psicológico.

Causas y prevención

Los expertos tienen dos teorías sobre las causas posibles del trastorno negativista desafiante. La teoría del desarrollo señala que esta alteración comienza durante los años en los que el niño está en edad de gatear, y surge de problemas con el apego y asuntos sin resolver vinculados con el desarrollo. La historia del aprendizaje señala que este comportamiento es alentado cuando los padres utilizan técnicas de refuerzo negativo. Otros expertos piensan que esta aalteración se desarrolla mediante una serie de experiencias del desarrollo, y que posiblemente inicia debido a una paternidad o maternidad defectuosa que lleva al desarrollo de un patrón de confrontación.

Tratamiento

Los profesionales de la salud mental recomiendan una identificación y tratamiento tempranos del trastorno negativista desafiante. El tratamiento puede constar de psicoterapia individual que se enfoque en una modificación del comportamiento y en el desarrollo de habilidades, en asesoría familiar con énfasis en las habilidades de los padres para criar a su hijo o en terapia grupal para desarrollar habilidades interpersonales. Los psiquiatras pueden recomendar medicación si el niño tiene otros diagnósticos vinculados a su salud mental además del trastorno negativista desafiante.

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por karly silva