Toxicidad de digoxina y potasio

La digoxina es un medicamento utilizado para el tratamiento de ciertas enfermedades del corazón. Se puede utilizar para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva, una condición en la que el músculo del corazón es débil y no puede bombear sangre con eficacia para el resto del cuerpo. La digoxina también puede ser utilizada para tratar taquiarritmias o ritmos cardíacos anormales que hacen que el corazón lata más rápido de lo habitual. El potasio, un electrolito importante implicado en el ritmo del corazón, puede afectar los niveles de digoxina en el torrente sanguíneo y causar toxicidad.

Mecanismo de acción

La digoxina hace más lenta la entrada y salida del sodio y potasio a las células del corazón. De acuerdo con la página web DailyMed, National Library of Medicine, esto provoca un aumento de los iones de calcio dentro de las células, lo que resulta en un fortalecimiento del músculo cardíaco y mejora en su capacidad para bombear sangre. La digoxina también hace más lentas las señales eléctricas que controlan el ritmo cardíaco. Esto resulta en una disminución de la frecuencia cardíaca en pacientes con taquiarritmias.

Causas

La toxicidad de digoxina puede deberse a que la persona esté tomando diuréticos para controlar la presión arterial alta. Los diuréticos disminuyen la presión arterial mediante el aumento de la excreción de líquido en la orina. Ciertos diuréticos hacen esto mediante el aumento de la excreción de potasio en la orina. Los niveles bajos de potasio pueden entonces aumentar los niveles de digoxina en la sangre, dando lugar a una toxicidad significativa. Otras causas de la intoxicación incluyen la ingestión excesiva o sobredosis de comprimidos de digoxina.

Síntomas

Los síntomas iniciales de la intoxicación por digoxina incluyen confusión, pérdida de apetito, náuseas y vómitos, y un pulso irregular. Según Medline Plus, otros síntomas específicos de intoxicación por digoxina incluyen cambios en la visión, por ejemplo, puntos ciegos, visión borrosa, cambios en la percepción del color y ver puntos brillantes o halos alrededor de los objetos. Una persona que sufre de intoxicación por digoxina también experimenta dificultad para respirar, aumento de la sudoración y disminución de la conciencia. Los ritmos cardíacos anormales potencialmente mortales o arritmias, también pueden ocurrir.

Tratamiento

Una reacción a la toxicidad de la digoxina es una emergencia médica. El tratamiento incluye la asistencia a la respiración, mantener la vía aérea y asegurarse de que el corazón sigue bombeando sangre a los tejidos. La normalización de los niveles de electrolitos (por ejemplo, niveles bajos de potasio) ayuda a estabilizar al paciente. Se puede utilizar un antídoto para tratar la toxicidad de digoxina, eliminando así el exceso del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por ruben j. nazario | Traducido por sofía bottinelli