¿Es tóxica la planta de aloe vera?

La planta de aloe vera tiene una rica historia en el campo de la curación natural. Originaria del Caribe, América Latina y Sudáfrica, produce una sustancia transparente, gelatinosa que alivia quemaduras y afecciones de la piel como la psoriasis cuando se utiliza como tópico. A pesar de ser conocida como útil, la planta de aloe vera también tiene tendencias tóxicas.

Irritante tópico

Justo debajo de la piel exterior de las hojas de la planta de aloe vera hay una capa de jugo amarillo. Este jugo, también conocido como el látex de la planta, contiene una sustancia química natural llamada aloína. La aloína es un tipo de glucósido antraquinona, que de acuerdo con North Carolina State University, puede irritar la piel si eres alérgico al látex. La irritación de la piel o alergia asociada con el látex se conoce como dermatitis de contacto, lo que produce una erupción localizada.

Peligros de la ingesta

Ingerir el jugo del aloe o látex también puede irritar los intestinos cuando se toma por vía oral. De acuerdo con University of Maryland Medical Center, el látex del aloe vera es un laxante fuerte. El uso del látex de aloína como un laxante puede resultar en calambres severos y la purga de los intestinos. El mal uso de la aloína puede conducir a la pérdida excesiva de electrolitos, por lo que ha sido prohibida por Food and Drug Administration a partir de 2002. La prohibición de la FDA restringe el uso del látex de aloe vera en medicamentos laxantes de venta libre.

Niños y mascotas

Mantén siempre la planta de aloe vera fuera del alcance de los niños pequeños y los animales. University of Wisconsin define al aloe vera como una planta tóxica e informa que consumo en grandes cantidades del látex del aloe vera puede causar diarrea. Episodios graves de diarrea en los niños pequeños y los animales pueden resultar en la pérdida de electrolitos y deshidratación. Si sospechas que un niño o un animal ha ingerido aloe vera, es importante llamar a tu centro local de intoxicación y busques atención médica de inmediato.

Solución

Cuando aplicas gel de aloe vera sobre la piel, normalmente se corta la punta de una hoja y se exprime el gel. Esta práctica libera la aloína tóxica junto con el gel, lo que resulta en irritación. En lugar de exprimir, corta la hoja de aloe en la base de la planta, ponte un par de guantes de plástico, no de látex, y filetea la hoja de aloe vera con un cuchillo afilado. Una vez que la hoja de aloe vera se abre en dos mitades, raspa la capa superior de gel transparente de la hoja con un cuchillo de mantequilla. No uses la capa inferior de gel, más cercano a la piel. Guarda el gel en una bolsa de plástico en la nevera y tira la cáscara.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por florencia melloni