Tours de mochilero a Machu Picchu

Inmersa en los Andes, el lugar sagrado de Machu Picchu destila un aura de cuento de hadas, con nubes rodeando las estructuras de piedra espectaculares junto con cumbres sobresalientes. Esta profunda creación del siglo 15 del imperio Inca recibe aproximadamente un millón de visitantes al año. Aunque la mayoría de los viajeros en Perú llegan a las ruinas en tren en viajes que salen de día desde la ciudad cercana de Cusco, cada año 75.000 excursionistas se embarcan en la expedición de cuatro días por la ruta Inca, para terminar en el lugar mágico de Machu Picchu.

Acerca de Machu Picchu

Las complejas ruinas de Machu Picchu permanecieron escondidas al mundo occidental hasta 1911, cuando el profesor de Yale Hiram Bingham se aventuró en un viaje de seis días dirigido por un guía local peruano para presenciar este reino Inca escondido. A pesar del número de visitantes desde su descubrimiento, este santuario, patrimonio de la humanidad de la UNESCO se sigue conservando con su antiguo esplendor. Los templos, palacios y estructuras de piedra de importancia espiritual se siguen conservando ilesos y de pie, con vistas maravillosas al valle infinito del Urubamba de casi 8.000 pies sobre el nivel del mar. La maravilla de la creación de los incas, Machu Picchu, te cautivará y sorprenderá, por lo que las multitudes de turistas serán casi imperceptibles.

Seleccionando un tour

Debido a las medidas de conservación, los viajeros independientes en la ruta Inca no están permitidos por el gobierno peruano. Aquellos que deseen completar el clásico viaje de mochilero de cuatro días, deben contratarlo en una agencia de viajes acreditada. Algunas agencias ofrecen una excursión más corta de dos días. Para controlar el número de excursionistas de cada día, los permisos de la ruta son limitados y debes reservar en la agencia con anticipación. Existen diferentes opciones disponibles con una gama de servicios para todos los presupuestos. La mayoría de los tours salen directamente de Cusco, y a veces puedes encontrar lugares de última hora, en la ciudad. Sin embargo, si tienes tu viaje reservado en una fecha en particular, reserva con varios meses de antelación. La temporada alta, con clima más seco y fresco, va de mayo a agosto. Esta temporada pico recibe más visitantes que en los meses de verano que son más calurosos y lluviosos, por lo que requiere reservar con anticipación.

Qué esperar

Los grupos son limitados y por lo general tienen un guía que se encargará tanto de tus compañeros como de los cargadores que llevarán tu equipo, suministros de cocina y materiales para acampar. Serás el responsable de tu mochila, con los elementos esenciales de senderismo, como cobijas extras, impermeables, cámara, agua y protector solar. La ropa extra y artículos de higiene personal serán llevados por los cargadores, junto con tu bolsa de dormir, almohada y sábana, que podrás alquilar en tu agencia de viajes. Los cargadores suben por el sendero manteniendo velocidades increíbles. Cuando llegas al campamento de noche, ya habrán instalado tu tienda de campaña y equipo, y estarán ya preparando una cena nutritiva. Después de levantarte temprano, te ofrecerán el desayuno antes de iniciar la travesía y dejar el campamento. Hay una hora para el almuerzo designada en el horario del trayecto. Debido a la gran altitud de los Andes, algunos excursionistas requieren pastillas para el mal de altura, que las puedes obtener de un médico antes de partir. Mastica hojas de coca como los cargadores como una alternativa natural para aliviar las náuseas.

El trayecto

Antes de apreciar la maravilla de las ruinas de 80000 hectáreas, debes aguantar el camino de 26 millas. La mayor parte del trayecto es cuesta arriba, aunque hay partes significativas de descenso, concretamente después de llegar a la cima del Paso de la Mujer Muerta en el segundo día, que alcanza casi 14.000 pies de altura. Los grupos generalmente caminan una parte de la ruta y esperan en un lugar designado a los rezagados para alcanzar al grupo antes de seguir adelante. El camino es difícil, pero manejable. Para que puedas mantener el ritmo, asegúrate de que estás en condiciones aptas y capaz de aguantar la caminata cuesta arriba constante. La culminación de la experiencia comienza antes del amanecer del cuarto día cuando empiezas a recorrer el trayecto en la oscuridad, llegando al mirador de Machu Picchu con la primera señal de luz del día sobre las estructuras de piedra. Baja a las ruinas para un viaje privado, después el guía te llevará por la montaña hasta el pueblo de Aguas Calientes para darte un chapuzón en las aguas termales antes de regresar a Cusco.

Más galerías de fotos



Escrito por lindsay smith | Traducido por daniela fedorov