Cómo tostar un sándwich en el horno

Escrito por amanda davis | Traducido por francisco langner
Los sándwiches son comúnmente acompañados con una sopa.

Los sándwiches son una opción común para almuerzos o cenas rápidas, pero un sándwich frío puede se aburrido. Tostar un sándwich puede traer un cambio sabroso. Puedes tostar cualquier tipo de bocadillo y servirlo tibio o caliente. Sin importar el tipo de bocadillo que estés planeando tostar, seguir unos sencillos pasos dará lugar a una comida tostada y sabrosa.

Precalienta el horno a 400 °F (204,4 °C). Rocía una charola con aceite en aerosol para evitar que el sándwich se pegue.

Arma tu sándwich y colócalo con la cara abierta en la bandeja. Puedes incluir carne, queso y condimentos que resistan el calor. Guarda ingredientes como lechuga, tomates y otras verduras para después de retirar el sándwich del horno.

Tuesta el sándwich en el horno hasta que el queso se derrita y el pan quede dorado. Los hornos varían en temperatura y tiempo de calentamiento, por lo que debes estar atento a tu sándwich, comprobando cada unos cuantos minutos.

Permite que tu sándwich se enfríe un poco antes de añadir ingredientes adicionales. Trasládalo desde la charola a un plato.

Consejo

Si decides tostar tu sándwich completamente ensamblado en lugar de cara abierta, tendrás que girar el sándwich a la mitad del proceso de tostado para asegurarte de que ambos lados estén dorados.