Cómo tostar almendras al microondas

Las almendras pueden servir de bocadillos nutritivos entre comidas o como aditivo para ciertas recetas. Una onza de almendras contiene el 35% de la ingesta diaria recomendada de vitamina E, fibra y proteína. Al tostar este tipo de frutos secos, realzas su sabor. En el microondas, las almendras se tuestan rápidamente, con o sin grasa adicional. Puedes comerlas como bocadillos, en ensaladas, platos principales, usarlas como aderezo para las verduras o mezclarlas con alimentos cocidos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Plato apto para horno microondas
  • Aceite para cocinar en aerosol
  • Manteca o margarina (opcional)
  • Cuchara

Instrucciones

  1. Rocía el plato apto para microondas con aceite en aerosol. Extiende almendras enteras, picadas o cortadas en rodajas finas en el plato formando una sola capa.

  2. Mezcla las almendras con 1/2 cucharadita de manteca o margarina por cada 1/2 taza de almendras. Esto ayudará a que las almendras se tuesten más rápido, pero puedes saltarte este paso si prefieres no agregar más grasa.

  3. Cocina las almendras en el microondas por un minuto a temperatura alta. Abre el microondas y revuélvelas con una cuchara. Esto evita que se quemen. Cocínalas un minuto más.

  4. Saca las almendras del microondas y verifica que estén hechas. Estarán hechas cuando comiencen a ponerse marrones. Si están cortadas en rodajas finas o picadas deberían tostarse luego de dos minutos. Si están enteras o son grandes cantidades de almendras necesitarán más tiempo. Vuélvelas a poner en el microondas y cocínalas de a un minuto, revolviendo luego de cada minuto hasta que comiencen a ponerse marrones.

  5. Déjalas estar durante un minuto. Seguirán poniéndose más oscuras y cocinándose durante este tiempo.

Consejos y advertencias

  • Las almendras tostadas se pueden conservar en el refrigerador dentro de un recipiente sellado por una o dos semanas. Puedes guardarlas en el congelador por dos o tres meses.

Más galerías de fotos



Escrito por cynthia myers | Traducido por noelia menéndez